Advierten marchas por presunta falta de atención en Tlaxiaco

NATHALIE GÓMEZ/@nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- “Antorchistas de Tlaxiaco, de la Mixteca, y del estado de Oaxaca, iniciaremos una serie de movilizaciones en la ciudad de Tlaxiaco y posteriormente en la capital del estado, hasta lograr que las demandas de los colonos, campesinos y estudiantes tlaxiaqueños sean atendidas por quien tiene la obligación de hacerlo, el presidente municipal Óscar Ortiz Bolaños”, expresó Gabriel Hernández García, dirigente del Movimiento Antorchista.

Denunció una presunta actitud violatoria del artículo 8 y 9 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los cuales garantizan el derecho de petición y organización, mismos de los que presuntamente el edil disfruta, pero que le ha negado a las y los habitantes de este municipio.

En Oaxaca y en Tlaxiaco, todos saben que su apoyo fue el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) y su cobertura legal fue el Partido Unidad Popular (PUP), manifestó, es pues, militante, simpatizante o amigo de tal grupo y partido, a lo cual tiene derecho y no puede ser motivo de crítica o de ataque hacia su filiación partidista, eso está total y absolutamente permitido en nuestro país.

Sin embargo, refirió que “según su jefe de comunicación social, así se lo ha expresado a los antorchistas, y es de la opinión publica en el municipio de Tlaxiaco, que él, no acepta y no está dispuesto a tratar nada con organizaciones (por cierto, una vieja posición de los panistas más reaccionarios de este país) sino solo con autoridades reconocidas por él”.

“Lo más grave está en que, lo que él considera un defecto, en el sentido de que los ciudadanos no deben ni pueden asociarse con ninguna organización, para él, sí está permitido, pues Ortiz Bolaños participa en los eventos y actos políticos que su partido convoca; por ejemplo, en la marcha por la conmemoración de la muerte de Emiliano Zapata del día 10 de abril del presente año, en la que participó activamente y se postró al frente de dicha marcha”, destacó.

El poder que se le confirió fue para ser servidor público, dijo Hernández García, no para ser un remedo de tirano y demagogo que no quiere ni tiene la capacidad para estar en un puesto de representación popular; “Nuestra Constitución lo obliga a atender a todos sus ciudadanos, independientemente de su filiación política”.