¿Así quieren ganar?

Detrás de las Palabras… Por el doctor Alfredo Loranca Abad.

El Partido Acción Nacional (PAN) realizó el pasado fin de semana la elección de su dirigencia estatal en Oaxaca.

Durante las campañas, claramente se vio la división interna, con grupos apoyados por cada uno de los aspirantes a la candidatura presidencial de 2018. De lo que se trataba es de dejar grupos afines que faciliten y operen en su momento los votos para amarrar esa candidatura. De ese tamaño es el juego de poderes que se maneja en esta elección, quien sea elegido por supuesto que va a manejar la estructura (o lo que queda de ella) del panismo oaxaqueño a favor de su patrocinador.

El que resulte elegido además tiene una cierta influencia con  el gobierno del estado ya que controla las decisiones de los diputados de la Fracción (la más pobre de las últimas legislaturas) y sirve como interlocutor ante las decisiones que se tomen en la cámara, otro aliciente más para buscar el poder.

El PAN en Oaxaca está en su peor momento, sin fuerza electoral, completamente desprestigiado ante la ciudadanía por los pésimos resultados de sus autoridades, quedó demostrado que ya ni en alianza puede ganar y aun así parece que los grupos internos se empeñan en terminar con la poca credibilidad  que pudiera quedar:

No bien ha terminado la votación y ya surgen acusaciones de “relleno de urnas”, ¿las mismas prácticas que el PRI utilizaba para ganar elecciones, desde cuándo se adoptaron en el PAN?

Ya se está convocando a manifestaciones y protestas en la sede estatal, incluso al momento de escribir esta columna la noticia es que se tomaron las oficinas, se quemó la paquetería y se exige una segunda vuelta electoral, ¿también prácticas del PRD?

Se suponía que el PAN es el ejemplo de la democracia, pero se ha corrompido con mañas y malas acciones.

Esto ya no tiene vuelta atrás, si las cosas estaban mal, van a terminar peor. El PAN en Oaxaca ya no tiene valores, es una mezcla de prácticas políticas reprobables, no se respetan las formas básicas, ni los estatutos, o los procesos internos. Se acabó “la Patria generosa” y el “Baluarte del ideal”.

Los  grupos internos actúan como mafias,  solo piensan en intereses particulares y han llevado al partido a esta situación de desastre. Solo queda exigir “que el oprobio cese YA”.

A Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya, les queda una muestra en Oaxaca de lo que puede suceder a nivel nacional con el PAN.

La pregunta es: ¿Así quieren ganar?

Dr. Alfredo Loranca Abad

alfredoloranca@hotmail.com