Continuarán protestas de la Sección 22

NATHALIE GÓMEZ / @Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- Efraín Villarreal Santillán, integrante del equipo de brigadistas del sector Huajuapan de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), dio a conocer que las acciones de protesta del magisterio oaxaqueño, van a continuar porque hay promesas sin cumplir y aspectos que el gobierno mexicano debe atender.

Consideró que ha habido falta de sensibilidad, a 11 años del desalojo fallido en la capital del estado, ocurrido la madrugada del 14 de junio de 2006.

“En aquel momento, al igual que ahora, seguíamos exigiendo la reestructuración de las escuelas más alejadas, el pago a la rezonificación y el castigo a los asesinos del maestro Serafín del Frente huautleco, pero el gobierno en aquel entonces no tuvo esa sensibilidad para platicar con nosotros y mandó a las fuerzas federales a desalojarnos, a reprimir”, señaló.

Ese enfrentamiento que propició la creación de la Asamblea Popular de los Pueblos Indígenas (APPO), a dos años del desalojo del magisterio de las oficinas del Instituto Nacional Electoral (INE) en Huajuapan y a un año del también desalojo fallido de Asunción Nochixtlán (19 de junio de 2016), dijo que hay muy pocos avances.

Recriminó que por parte del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), no se reciben recursos: “a veces nos mandan a traer para darlos unas escobas, trapeadores y detergente y es más lo que vamos a gastar en pasaje que lo que nos darán, es una auténtica vacilada”.

Las escuelas siguen siendo sostenidas por los padres y madres de familia, expuso, quienes a través de sus cuotas de inscripción, optimizan los recursos económicos y se hacen las mejoras necesarias.

El programa de Escuelas al cien, dijo que “es una burla más pues se trata de un préstamo que le hacen a las instituciones en las que firman las autoridades, los comités de padres de familias y el director, pero los recursos se descontarán de las participaciones que reciban los municipios en el ramo 28 y para garantizar que se pagará, se empeñan las escrituras de las escuelas. No es un recurso que va a fondo perdido, además de que cada empresario lleva su constructora y hacen trabajos de mala calidad”.

A favor de una reforma, pero diferente

El docente destacó que la lucha sigue siendo que se mejoren las escuelas y también la calidad de la educación pero afirmó que las autoridades no han hecho lo que les corresponde.

“Estamos conscientes de que sí nos hace falta una reforma educativa, pero una donde en realidad se vengan a transformar los planes y programas de estudio, donde los maestros tengamos cursos de preparación continua, las escuelas sean dotadas de mejor infraestructura, entre otros aspectos”, expresó.

Para ello, dijo que es necesario que los actores involucrados como son los maestros y paterfamilias, sean tomados en cuenta, no como en los foros que se hicieron en Oaxaca que a su decir, fueron “puro teatro para justificar que habían hecho consultas”.

Las protestas

Las acciones de protesta que ha implementado el magisterio van a continuar, debido a que no han obtenido las respuestas que necesitan, aseguró, principalmente en cuanto a la implementación de la reforma educativa.

Los cuatro estados de la república que iniciaron con las protestas en contra de ésta, fueron, además de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero pero ahora se suman otras entidades como Nuevo León y Veracruz.

“Consideramos que solamente a través de la movilización que nos va a llevar tiempo, vamos a lograr parar la reforma e impulsar otra que en realidad incida de manera positiva en las comunidades y en la educación”, mencionó.

En este año se han suspendido clases en días simbólicos. De los más recientes han sido el día del maestro (15 de mayo), la conmemoración del desalojo fallido del 2006 (14 de junio) y las protestas más próximas son el 17, 28 y 19 de junio por el enfrentamiento en Asunción Nochixtlán y ese mismo lunes 19, inicia una jornada a nivel estatal.

Desde ese municipio mixteco (Nochixtlán), pedirán justicia por las personas que fueron asesinadas, la reparación del daño a las víctimas, el castigo a los responsables.

En cuanto a la jornada estatal las actividades se definirán por parte de la asamblea, por ahora lo que se ha determinado es que será con representaciones de las regiones en la capital del estado, de momento no hay un paro masivo de labores.

“Los maestros en cada escuela tienen la obligación de dar la información a los padres de familia para que estén sabedores de las movilizaciones y por qué de las protestas que es el mejorar la educación en Oaxaca y el país”, advirtió.

En algunos estados de la República, las y los maestros ya han sido evaluados, y de acuerdo a los datos que tiene el sector Huajuapan, en el país han sido despedidos alrededor de 600 profesores.

Frenan reforma

Villarreal Santillán apuntó que por acuerdo estatal, en Oaxaca está frenada la reforma educativa pues se va a implementar hasta agosto del 2018, cuando ya prácticamente le queden cuatro meses de administración al actual gobierno federal que encabeza Enrique Peña Nieto.

Manifestó: “Prácticamente nosotros vemos a ésta como una reforma muerta, porque pueden pasar muchas cosas pero es una reforma que no dio frutos, que a pesar de que dicen que es la joya de la corona en cuanto a las reformas, definitivamente con los estados de la Coordinadora no la han impuesto como ellos querían y como la están imponiendo en otros países”.

En Oaxaca señaló que la evaluación no se puede aplicar en cualquier región del país porque “hay diferencias abismales” y aseguró que los docentes que se han evaluado, se les ha respetado “pues en una democracia se vale el disentir, el pensar de manera diferente”.

Esperó que el problema de los normalistas sea resuelto pues no están de acuerdo en que se les obligue a evaluarse antes de poder impartir clases cuando salen de la escuela con un certificado que les permite ejercer la docencia.

Otras de sus peticiones es el pago a sus compañeros a los que se les llama regularizados, pues hay quienes tienen dos o tres años sin cobrar.