Denuncian anomalías sin atender en elección de pareja del Jarabe Mixteco

Nathalie GÓMEZ/@Nathalie_fx

HUAJUAPAN de León, Oax.- Participantes del concurso de selección de la pareja del Jarabe Mixteco denunciaron una serie de anomalías que hasta la fecha, las autoridades municipales y el comité organizador, jamás respondieron.

El martes 2 de febrero del presente año se emitió la convocatoria para la elección de la pareja del Jarabe Mixteco que representará a la región en la Guelaguetza 2016.

Sin embargo, con fecha 24 de agosto de 2015, los participantes César Cortés López y Christian Irvin García León, hicieron llegar un escrito al presidente municipal de Huajuapan, Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, en el que manifestaron, una serie de irregularidades que se presentaron en dicho concurso que no respondieron.

Del 13 al 15 de marzo de 2015, el Ayuntamiento, a través de la regiduría de Educación y Cultura y Casa de Cultura “Maestro Antonio Martínez Corro”, realizó el vigésimo octavo concurso para seleccionar a la pareja del Jarabe Mixteco para acudir a la Guelaguetza y a diferentes foros culturales durante un año y en él, detectaron varias anomalías.

No se puede ser juez y parte

El comité organizador del concurso, es decir, de la Casa de la Cultura, tuvo parejas de la misma institución como participantes, lo cual lo consideraron una falta de ética pues no se puede ser “juez y parte y es evidente que se iba a tener preferencia hacia ellas” y en efecto, ganó una pareja de alumnos de la misma.

“El comité organizador actuó con alevosía y ventaja para sus parejas concursantes” acusaron, -pues como bien saben los que por años han participado en estos concursos-, la Casa de la Cultura tiene un estilo peculiar de enseñar a sus alumnos, mismo que no se ha utilizado en los últimos concursos.

Esto lo mostraron con videos y fotografías que le hicieron llegar en un disco compacto a las autoridades, junto con el escrito en mención.

Falló la logística

Otra de las denuncias fue con respecto a la logística. El comité no previó colocar una lona en el lugar del concurso y por la lluvia que se presentó, se pospuso la semifinal que se haría el 13 de marzo por la noche para el día siguiente, por la mañana.

“Por lo anterior, las condiciones de la primera y de la segunda semifinal no fueron las mismas, por mencionar un ejemplo, no es lo mismo bailar con la luz de día que con luz artificial”, cita el escrito.

También condenaron que se hubiera hecho el concurso en el escenario de la Casa de la Cultura, que en ese momento presentaba un agujero.

Confusión en lineamientos

El comité no estableció los lineamientos a calificar con los integrantes del jurado, o en su defecto, éstos últimos no los entendieron, lo cual fue notorio en la disparidad de las calificaciones en la primera semifinal, lo que generó la inconformidad de varias parejas participantes.

El integrante del jurado número 5 calificó en una escala de 1 a 20 puntos, mientras que el resto lo hizo en una escala de 1 al 40. Esta situación que se le notificó al director de la Casa de la Cultura, Martín Velasco Sarabia, pero los participantes aseguraron que no se hizo nada para subsanar lo acontecido y siguieron con la contienda.

jarabe4

Intervino el comité, aseguran

El Comité intervino en la decisión final del jurado calificador, aseguraron, “demostrando ineptitud y haciendo gala de su ignorancia y no dejó tomar decisiones al jurado por sí solo e inclusive hay fotografías en las que un integrante del comité organizador está platicando con el jurado antes de emitir su veredicto”.

Una vez que se emitió éste, en el que empataban dos parejas, el comité fue acusado de actuar con alevosía y ventaja a favor de la pareja concursante emanada de la Casa de la Cultura.

Y es que en todo concurso, al realizar un desempate se debe respetar el orden de aparición de las parejas durante el mismo, con el fin de que tengan tiempo para recuperarse y volver a bailar.

Sin embargo, para el desempate, el año pasado los organizadores y el jurado cambiaron el orden de aparición de las parejas, beneficiando a la de la Casa de la Cultura; la pusieron en segundo lugar, cuando le correspondía bailar primero.

No hubo una retroalimentación  entre jurados y concursantes, destacaron Cortés López y García León, por lo tanto, el concurso no aportó nada al crecimiento de los participantes y la mejora en sus ejecuciones.

Tampoco fue un proceso transparente ya que no se mostró a los participantes las boletas de calificaciones con el nombre de los jurados, “esto no lo hace creíble y atenta contra los principios rectores de un Ayuntamiento que se jacta de ser transparente”, señalaron.

Las propuestas

Ante ello, una de las propuestas expuestas y que ignoraron las autoridades desde el año pasado, fue que por ética, otra instancia es la que debe organizar el concurso y no la Casa de la Cultura.

Una vez que no tenga injerencia, propusieron que esta institución imparta un taller para unificar los criterios a calificar como es estilo, proyección, coreografía, vestuario, y que incluya además, una preparación integral en cuanto a la historia de la región y ciudad, costumbres, tradiciones y gastronomía.

También deben prever las condiciones del clima que puede haber, y realizar todas las etapas en las mismas circunstancias, horario e iluminación.

Propusieron una reunión previa entre el jurado y participantes para dejar en claro los lineamientos y parámetros a calificar; y que se coloque al jurado calificador en una zona aislada y de máxima apreciación de cada una de las parejas participantes.

Demandaron jurados nuevos y actualizados, así como los organizadores piden que así sea con los concursantes.

Como una parte medular del concurso, exigieron que no haya ninguna intromisión del comité organizador en el jurado calificador al momento del veredicto, ni por participantes o público en general, para evitar malas interpretaciones.

Mostrar nombres de jurados y boletas de calificaciones, entregar por escrito reconocimientos a los participantes e integrantes del jurado calificador.

Demandaron a las autoridades de cultura y comité organizador, asesorarse con gente profesional en este tipo de eventos al considerar que en el 2015 hubo un retroceso en la organización “prevaleciendo la ignorancia en todo momento”.

Sin respuesta

Aunque el escrito concluye con una solicitud de que se les cite a los autores para recibir una explicación de lo ocurrido en el proceso, ésta respuesta nunca llegó, y a pesar de haber insistido en la secretaría de la presidencia municipal, el asunto quedó simplemente archivado.

De él tuvieron conocimiento, además del edil, a quien fue dirigido, la regidora de Educación y Cultura, Aracely García Carrizosa; la dirección de la Casa de la Cultura; la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico de Oaxaca (STyDE), la Defensoría de los Derechos humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), la prensa y participantes en ese concurso.

Esta no es la primera vez que se denuncian irregularidades por un concurso de este tipo, sin embargo, la omisión por parte de las autoridades se evidencia más debido a que fueron expresadas a través de un escrito al que no se le dio respuesta.

El presente año, nuevamente el concurso es organizado por la Casa de la Cultura, avalado por la regiduría de Educación y Cultura y respaldado, por supuesto, por el Ayuntamiento.