El día 1 del juicio a “El Chapo” no sólo salpica a EPN y Calderón: exhibe a la DEA como corrupta

Ciudad de México, 13 de noviembre (SinEmbargo).– El primer día de juicio en contra de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, conocido mundialmente como “El Chapo”, no solamente ha salpicado de acusaciones de corrupción a los ex presidentes mexicanos Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa, sino también a la agencia antidrogas estadounidense conocida como la DEA. La defensa del narcotraficante mexicano ha expuesto que su cliente fue “víctima de una conspiración transfronteriza” que involucra a Ismael “El Mayo” Zambada, el actual líder del Cártel de Sinaloa.

Algunos detalles han salido de esa primera cita. Por ejemplo, que hubo un cambio de jurado de última hora, dos miembros en particular. Y que “El Chapo” estaba desorientado, tanto que estuvo a punto de salir por la puerta que usan los miembros del jurado, pero uno de los oficiales lo detuvo.

El periodista de The New York Times Alan Feuer dijo esta tarde en su cuenta de Twitter que en su primera defensa sostenida, los abogados de Chapo dijeron hoy que estuvo encerrado durante años por una “vasta conspiración transfronteriza, incluido su aliado principal, Ismael ‘El Mayo’ Zambada, agentes de la DEA ‘corruptos’ y, sí, tanto el actual como el anterior ex Presidente de México [Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón]”.

“El mundo se está enfocando en esta criatura mítica de ‘El Chapo’”, dijo uno de los abogados en los argumentos iniciales. “El mundo no se está enfocando en ‘El Mayo’ Zambada”. De acuerdo con Alan Feuer, el abogado, Jeff Lichtman, dijo al jurado que “la DEA dejó que ‘El Mayo’ traficara drogas libremente”.

“El juez no estaba contento con todo esto”, dijo el periodista en su cuenta de Twitter.

Lo que dijeron los fiscales del gobierno “estaban en línea con sus presentaciones anteriores: ‘El Chapo’ vino de ser un piscicultor adolescente para unir fuerzas con, y finalmente eclipsar, a los carteles colombianos, protegiendo su multimillonario imperio con una nómina de funcionarios corruptos y un ejército de asesinos”.

“Dinero, drogas, asesinato. Una vasta organización global de narcotráfico”, dijo Adam Fels, un fiscal. “De eso se trata este caso”, agregó, de acuerdo con lo que narra en su cuenta de Twitter el periodista de The New York Times, quien es especialista en covertira de temas legales para el periódico.

“Como nota al margen –escribió Alan Feuer–, hasta 100 reporteros se presentaron para cubrir el juicio, tantos que tanto la sala de audiencias principal como la sala de desbordamiento se llenaron en una hora. Docenas de periodistas más quedaron varados en un pasillo sin poder ver el procedimiento en lo absoluto”.

“El día comenzó tarde después de que el juez Cogan tomó el banquillo en la mañana y dijo que había que despedir a dos miembros del jurado: una b/c que parecía ‘ansiosa’ por el servicio, la otra b/c que no podía manejar financieramente lo que podría ser un juicio de 4 meses. Hubo una selección de jurado de emergencia y se seleccionaron dos más”, comentó el periodista.

En efecto, el fiscal Adam Fels hizo un recuento a los doce miembros del jurado de la vida delictiva de Guzmán Loera, de quien dijo comenzó vendiendo marihuana en la década de 1970 y se hizo de una reputación construyendo túneles en la frontera entre México y Estados Unidos para llevarla de forma más rápida a este país. Por esa razón, afirmó, ya no es “El Chapo”, sino “el rápido”, por la forma sin precedentes en que logró traer y distribuir la droga a Estados Unidos, donde creó centros de distribución del cartel en Los Ángeles, Nueva York y Chicago, y de ahí a otras plazas. Afirmó que también negoció con carteles colombianos para distribuir su cocaína en Estados Unidos.

Aseguró que durante el periodo en que construyó su imperio, se valió de barcos, aviones y hasta submarinos y creó un sofisticado sistema de comunicaciones con mensajes encriptados para no ser descubiertos por el Gobierno. Sin embargo, aseguró que el Gobierno de Estados Unidos logró interceptarlos y grabarlos, evidencia que será presentada en el juicio.

Guzmán, extraditado en enero de 2016 a Estados Unidos y en máxima seguridad desde entonces, se ha declarado no culpable de once cargos de narcotráfico, el principal de mantener una empresa criminal continua, de portar armas y blanqueo de dinero producto de ese tráfico. Fels indicó además en la presentación de los argumentos que “El Chapo” se armó de un ejército que lo protegía y que para mantener el control del cartel “enviaba asesinos para liquidar competidores” y que “libró una guerra” contra quienes habían sido por mucho tiempo sus socios, incluso contra sus propios primos.

También dijo que Guzmán usó de su dinero para pagar a policías y militares en México para obtener granadas, lanzagranadas y rifles de asalto que usó para mantener su “guerra” por el control del mercado. Dijo que presentarán testigos, personas que estuvieron con Guzmán y rivales, para probar todos los delitos cometidos, entre 1989 y 2014, de los que le acusan.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.