El Ejército vigila la zona de Guerrero donde un carro-bomba explotó; vecinos viven con miedo

En la comandancia de la UPOEG todavía hay pedazos del carro que explotó el pasado 3 de abril. Policías de la UPOEG dicen que encontraron el chip del que presumen fue el celular que hizo explotar el artefacto.

Las escuelas ayer no tuvieron clases; algunos habitantes dijeron que se debió a que iba a haber consejo técnico, pero otros indicaron que el jueves algunas escuelas no dieron clases por la explosión que se suscitó el miércoles por la tarde.

Acapulco, Guerrero, 7 de abril (El Sur/ SinEmbargo).- A dos días de la explosión de un coche bomba en el poblado de Xaltianguis, hay vigilancia del Ejército. Ciudadanos realizan sus actividades de manera normal pero con temor a que se pueda suscitar otro hecho violento.

El comandante de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Ernesto Gallardo, respondió al gobernador Héctor Astudillo que “nosotros no nos llevamos pesado”, ¿quién dijo que los grupos que se disputan el territorio se llevan de esa manera?, cuestionó.

Explicó que van a esperar los resultados de la investigación de la Fiscalía General de la República y de la Fiscalía General del Estado sobre los hechos.

Ayer sábado en la mañana en un recorrido por el pueblo que se encuentra en la zona rural, a unos 50 kilómetros de la zona turística, se observó que los vecinos caminan por las calles con temor.

En la comandancia de la UPOEG todavía hay pedazos del carro que explotó el pasado 3 de abril. Policías de la UPOEG dicen que encontraron el chip del que presumen fue el celular que hizo explotar el artefacto; y comentaron que en ese andador pasa mucha gente.

Uno de los policías que estaban afuera de la comandancia recordó que antes de que explotara el carro “acababan de pasar dos muchachos, y a otro muchacho que trabajaba le agarró por el poste”. Y abundó que en su caso se le quemó la mochila donde traía los casquillos de su arma, “me echó a perder un montón de medicina que traía”.

“Es una opinión que no es congruente, de que nos llevamos pesado, nosotros no nos llevamos con nadie, con gente de ese tipo no puede haber un acuerdo para que diga que nos llevamos, es irresponsable, dónde quedan sus asesores”, dijo el policía de la UPOEG sobre un comentario hecho por el gobernador.

De lo dicho por la alcaldesa Adela Román de que no fue una bomba, sino un tanque de gas, ¿cómo lo van a colocar en el motor, qué explique a la sociedad cómo colocaron el tanque de gas en el motor del vehículo”.

Las escuelas no tuvieron clases el pasado viernes 5 de abril; algunos habitantes dijeron que se debió a que iba a haber consejo técnico, pero otros indicaron que el jueves algunas escuelas no dieron clases por la explosión que se suscitó el miércoles por la tarde.

El servicio de taxis colectivos no se suspendió, sigue normal, las tiendas y en el mercado; las actividades son normales pero hay temor entre los vecinos que se dé otro hecho violento y algunos piden que haya vigilancia policial permanente.

Una de las vecinas dijo que se escuchó una explosión muy fuerte que hasta hizo temblar la tierra, que varios de las personas se espantaron y salieron corriendo a traer a sus hijos a las escuelas del turno vespertino.

A la entrada del pueblo, después del primer filtro de revisión, había dos carros del Ejército con unos 20 soldados que hacían recorrido por las calles del poblado.

Ernesto Gallardo dijo, “no es como dicen que son dos grupos rivales, nosotros no somos grupo, somos pueblo, y el domingo habrá una asamblea, nuestro protocolo es la población, porque la gente es de aquí, no es como dice el gobernador que se llevan pesado o como dice Adela”.

“Lamentablemente se clonaron como prensa, tampoco echamos culpa, pero al último la investigación la hará la Fiscalía del Estado y la Fiscalía Regional”, declaró Gallardo.

De la petición que hizo el gobernador de no magnificar el hecho, el comandante respondió, “que no se magnifique porque no le conviene por el Tianguis Turístico, quieren opacar yo creo, pero bueno es cuestión y responsabilidad de él, nosotros como población y mi responsabilidad como comandante es dar seguridad”.

“Nosotros queremos paz, tranquilidad, no queremos guerra”, dijo el comandante que indicó que las actividades en la población están tranquilas, y están los retenes en la entrada y salida al pueblo.

Abundó que el grupo armado “no pudo entrar, porque tengo presencia, pero sí me la jugaron porque metieron el carro y pasaron por mi filtro, pero no tengo los medios para detectar eso porque viene bien oculto. Vamos a esperar que las autoridades determinen qué tipo de artefacto usaron o qué tipo de explosivo fue”.

Print Friendly, PDF & Email
error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.