Exponen maíz de calidad en la Feria de la Milpa de Tlaxiaco

Simitrio Robles Ibáñez

HEROICA CIUDAD DE TLAXIACO, Oaxaca.- El maíz criollo de la región Mixteca es y seguirá siendo el mejor producto del campo en Oaxaca; la producción garantiza alimentos de buena calidad, que los campesinos oaxaqueños siembran, cosechan y llevan a la mesa de locales, nacionales y turismo que se deleita con la comida oaxaqueña.

Y es que cada bocado, cada tortilla, sope, totopo o en cualquier otra preparación, el maíz de Oaxaca es el mejor consumo en la mesa de cualquier mexicano, expresan campesinos mixtecos durante la octava Feria de la Milpa en la ciudad de Asunción Nochixtlán.

Con más de 300 productores de la región Mixteca, se celebró la octava Feria de la Milpa en el parque municipal de la ciudad de Nochixtlán, punto de concentración de campesinos mixtecos que no tienen la menor duda que la producción del maíz criollo en sus diferentes presentaciones, es orgullosamente nativo del suelo mixteco.

La mujer ha ocupado un lugar preponderante en la producción del campo de la Mixteca oaxaqueña, como el caso de doña Dorotea Velasco Pérez, originaria de San Miguel Huautla, Nochixtlán, quien durante la exposición de sus productos del campo, presentó los ejotes, chilacayotas, tomates de milpa y bebidas hechas con la mazorca, frijol blanco preparado en mole amarillo.

Doña Enedina López presentó productos como chayotes, frijol, trigo, habas, tortillas, de la comunidad de Mitlatongo; asimismo, la producción del rabanito, tamales de frijol y de amarillo, además de artesanías elaboradas con palma.

Los campesinos explicaron que para la producción aun se conservan los abonos orgánicos, tales como la tierra de monte que es trasladada en burros al campo o bien compostas que son preparadas por los propios productores, con los desperdicios de cáscaras de naranja, plátano, entre desperdicios de otros frutos; asimismo, con sobrantes alimenticios útiles para hidratar el campo y obtener mejores resultados de producción.

A esta Feria de la Milpa se le unieron los artesanos que presentaron productos elaborados con palma, tales como tenates, petates, sombreros, forros de botella, tortilleros, entre otros productos; así también productos elaborados del gusano de seda, rebozos, pañuelos, mascadas, bufandas;  artesanías del aprovechamiento de la madera, cortezas de árboles, las piñas o tindicas, la yuca, entre otros artículos.

Campesinos, artesanos, palmeadoras (tortilleras) de maíz y el elote, tienen el objetivo de hacer comercializables sus productos a fin de lograr abrir mercado en el estado y el país, con miras al extranjero.