Fundación Gabriel García Márquez y otras organizaciones piden a EPN garantizar la libertad de expresión

Por: Agencias

Carta al Presidente de México para pedir acciones que garanticen la libertad de expresión

A raíz del asesinato de Javier Valdez, periodista de Sinaloa, y de otros cinco reporteros mexicanos en lo que va de 2017, la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- ha suscrito con importantes organizaciones de libertad de expresión que trabajan a nivel mundial una carta conjunta dirigida al presidente de México, Enrique Peña Nieto, para pedir que tome “acciones precisas, efectivas e inmediatas para detener la espiral de violencia que afecta la seguridad de los periodistas en México”.

La carta exhorta al gobierno de Peña Nieto a “invitar a los relatores especiales de libertad de expresión de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a investigar el aumento de ataques contra periodistas en México”. Los relatores ya han realizado una solicitud oficial para visitar el país, pero no han recibido respuesta.

En el documento, las organizaciones piden que el gobierno “se comprometa sinceramente a interactuar en un diálogo significativo e implemente soluciones efectivas para la profesión, antes que el ambiente para la libertad de expresión empeore aún más”.

“Sr. Presidente, la violencia debe parar. México es considerado uno de los países más peligrosos para los periodistas en el mundo, sobrepasado sólo por los Estados devastados por la guerra. Es una situación intolerable para un país que se enorgullece de sus esfuerzos por promover el desarrollo político, económico y social”, señala el texto.

Desde la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano – FNPI-, atendiendo la recomendación de nuestro Consejo Rector, hemos querido en esta ocasión expresar en voz alta nuestro pesar y rechazo ante la macabra ola de asesinatos de periodistas mexicanos, y demandar que cese la impunidad, afirmó Jaime Abello Banfi, director general de la FNPI.

La carta es firmada por las siguientes organizaciones:

  • •Asociación Mundial de Periódicos Editores de Noticias (WAN-IFRA)
  • •Reporteros Sin Fronteras (RSF)
  • •Article19
  • •Centro Internacional para los Periodistas (ICFJ)
  • •Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI)
  • •Dart Center for Journalism and Trauma
  • •Universidad de Columbia
  • •Rory Peck Trust
  • •Comité para la Protección de Periodistas (CPJ)
  • •Freedom House
  • Texto de la carta

Le escribimos el día de hoy en una muestra de solidaridad sin precedentes entre las organizaciones de libertad de expresión nacionales e internacionales comprometidas con la seguridad de los periodistas en México, para dar cuenta de nuestra consternación tras el asesinato de nuestro compañero y amigo, Javier Valdez Cárdenas, fundador del semanario Ríodoce en Sinaloa.

Lo encomendamos a tomar acciones precisas, efectivas e inmediatas para detener la espiral de violencia que afecta la seguridad de los periodistas en el país, y exhortamos a su gobierno a invitar a los relatores especiales de libertad de expresión de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a investigar el aumento de ataques contra periodistas en México. Ellos ya han realizado una solicitud oficial para visitar el país que se mantiene sin respuesta.

Desde hace unos años, periodistas en México han enfrentado niveles en aumento de violencia, intimidación y homicidio. Las organizaciones que representamos han condenado repetida y contundentemente la falta de protección que los periodistas han encarado para realizar sus labores de manera segura y libre, ya sea cubriendo el crimen organizado, la política o la corrupción.

El asesinato del galardonado reportero Javier Valdez, el 15 de mayo de 2017 ha conmocionado a periodistas en México, de las Américas y de alrededor del mundo. Pero trágicamente, su caso es sólo el último en una larga letanía de periodistas que han sido silenciados por la muerte, y de un número todavía mayor que han sido censurados por otras formas de intimidación que las autoridades- de todos los niveles de gobierno- han fracasado sistemáticamente en perseguir judicialmente.

De hecho, cada año desde el 2013 ha visto un aumento de periodistas asesinados. Hemos subrayado repetidamente la creciente urgencia de esta situación y la necesidad de fortalecer el marco legal para proteger la libertad de expresión. Todos hemos trabajado de manera cercana con periodistas mexicanos, apoyando sus esfuerzos por mejorar la seguridad y hemos sido próximos en nuestra encomienda al gobierno mexicano por crear instituciones que de igual manera luchen por este objetivo.

Al mismo tiempo, sin embargo, hemos sido vocales en nuestra condena de cómo esas instituciones no han trabajado de manera adecuada.

Sr. Presidente, la violencia debe parar. México es considerado uno de los países más peligrosos para los periodistas en el mundo, sobrepasado sólo por los Estados devastados por la guerra. Es una situación intolerable para un país que se enorgullece de sus esfuerzos por promover el desarrollo político, económico y social.

En días recientes, las organizaciones que representamos han condenado individualmente el asesinato de Javier Valdez y la falta de garantías para la libertad de prensa en México. Hoy, hablamos con una sola voz al pedirle a su gobierno que refuerce los esfuerzos para finalizar la impunidad de aquellos que desean silenciar periodistas y que ponga fin a la creencia en el país según la cual intimidar a un editor o reportero no trae consecuencias.

Se requiere un esfuerzo monumental de todos aquellos que creen que los periodistas mexicanos se merecen un ambiente seguro para trabajar. Para lograr esto, le pedimos de la manera más respetuosa que abra la puerta de los relatores especiales antes mencionados para que examinen el aumento de los niveles de violencia y propongan soluciones que ataquen a la impunidad, de una vez por todas. Con este nivel de experiencia, urgimos a su gobierno a que se comprometa sinceramente a interactuar en un diálogo significativo e implemente soluciones efectivas para la profesión, antes que el ambiente para la libertad de expresión empeore aún más.

Le enviamos respetuosamente esta solicitud con la esperanza de que su gobierno reconozca la buena voluntad de las organizaciones internacionales, y esperamos a trabajar con usted para proteger periodistas y defender la libertad de expresión.