Hace falta mucha profesionalización de periodistas en Oaxaca: Jenaro Villamil

**122 periodistas han sido asesinados desde 2000 a la fecha, de acuerdo a Artículo XIX**

NATHALIE GÓMEZ / @Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- La intolerancia es el problema que más aqueja al periodismo actualmente, es lo que ha generado que hoy se tengan estadísticas de periodistas asesinados, agredidos, amenazados e intimidados, consideró Jenaro Villamil, periodista de la revista Proceso, durante su ponencia en la capital del estado de Oaxaca, quien consideró que en la entidad falta mucha profesionalización.

“El periodista va a ser incómodo siempre, con el PAN, con el PRI, con MORENA, con los de siempre, porque es nuestra función, no somos publicistas, podemos apoyar como ciudadanos a la derecha o izquierda, pero la función del periodista es ser incómodo, informar, polemizar, decir lo que no quieren que se diga, abrir el debate, y hacerlo no significa que estás con el enemigo”, puntualizó.

Veracruz es el estado en el que más periodistas han asesinado, dijo, con 22 periodistas asesinados del 2005 a la fecha en la ‘docena trágica’ de los periodos de Fidel Herrera y Javier Duarte, más lo que se acumule con Miguel Ángel Yunes, lo que habla, de una eliminación persistente y permanente de periodistas.

Consideró que “la crisis de Derechos Humanos en México va acompañada de la eliminación física, silenciamiento, o inducción al miedo de los periodistas, de una ola de intimidación y violencia, porque se trata precisamente de eso, de que no se conozcan las dimensiones de lo que está ocurriendo, de que se oculte o encubra esta situación tan delicada”.

122 periodistas asesinados son los que tiene registrados la organización Artículo XIX del 2000 a la fecha, de los cuales, menos del 5 por ciento han sido casos resueltos, abundó.

La cantidad de intimidados son diez veces más, lamentó, lo que se ha hecho a través de presiones directas, de las mafias y sobre todo de los propios directivos medios de comunicación que son los principales agresores del periodista en México, que regularmente no son periodistas, sino políticos, empresarios o personas que utilizan el medio de comunicación para ejercer presión, chantaje o negociación, muy pocos son dirigidos por periodistas.

Los sicarios cibernéticos que atacan o amenazan de manera anónima a las y los periodistas, son otro de los factores que pretenden inducir al silenciamiento o al miedo, y que cada vez son más comunes, señaló.

Sobre todo en estados como Oaxaca, Jenaro Villamil refirió que existe una extraordinaria tradición de periodismo ciudadano y de la academia, que viene desde el siglo XIX, que revivió después de más de ocho décadas de un solo partido en Oaxaca.

Lo que ocurrió en el 2006 con el movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), hizo una implosión de medios alternativos como son radios comunitarias, portales, blogs que han ido creciendo o han ido desapareciendo.

Lamentó que la alternancia de Gabino Cué Monteagudo dejó muchos sinsabores, la promesa de que se iba a democratizar el sistema político de Oaxaca no se cumplió, pero quedaron los periodistas y organizaciones que están buscando alternativas y plataformas distintas.

Falta mucha profesionalización

El periodista del semanario Proceso, expresó que sin un conocimiento profundo, lo que ve es mucha falta de profesionalización en los medios de Oaxaca.

“No basta con abrir un medio digital para hacer periodismo digital, no basta con grabar un video o un audio y decir que eso es periodismo, hay una confusión entre el oficio del periodista y el oficio del divulgador o del propagandista, incluso hay la nueva idea de abrir sitios digitales como mecanismo de extorsión y de corrupción, sobre todo quienes les ha gustado la lana del gobierno”, apuntó.

Recriminó que estas personas no generen contenidos, no utilicen los medios para informar a las audiencias, ni para generar información, sino para sacar dinero público, “para recibir la sacrosanta institución del priismo mexicano que se llama el chayote, de los frutos prohibidos del periodismo mexicano y que tanto se come”.

El auténtico periodismo es lo que hoy en día se tiene que defender y profesionalizar, resaltó, y con eso aclaró que no se pondría en una postura puritana en la que sólo quienes estudiaron periodismo pueden ejercerlo.

“El ejercicio es un oficio que se va construyendo con rigor, compromiso y que el periodista en lo que piensa no es en el poder, ni en quedar bien con el que está en el gobierno o el que le paga la nómina solamente, es quedar bien con la ciudadanía, pues medios sin audiencia no tienen sentido”, destacó.

Consideró que es muy importante tener un enfoque de Derechos Humanos, de respeto ético, pues difundir videos o contenidos que generan morbo, tampoco es hacer periodismo.