Honran en la Mixteca a San Sebastián Mártir

NATHALIE GÓMEZ/@nathalie_fx

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.- Invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión, San Sebastián Mártir, el soldado que cumplía con la disciplina militar, sin que participara en los sacrificios paganos por considerarlos como una idolatría, es festejado este día en comunidades de la Mixteca que llevan su nombre.

Una de estas localidades es San Sebastián Progreso, agencia de Huajuapan de León, que este 20 de enero logra reunir a cientos de fieles que llegan desde diversas comunidades de la Mixteca, Oaxaca y Estados Unidos, a demostrarle su amor y fe a San Sebastián Mártir.

Alrededor de 600 habitantes son los que reciben a quienes acuden a venerar al santo que fue llamado “el Apolo cristiano” ya que es uno de los más reproducidos por el arte en general.

La fiesta de San Sebastián se organiza a través de una mayordomía y ésta se encarga de coordinar los tres grupos que participan activamente realizando bailes, rifas, colectas con los migrantes y realizan su propia aportación.

El 18 de enero se inicia la celebración con la calenda en la que participan de 900 a mil personas de las tres escuelas de la comunidad, preescolar, primaria y la telesecundaria, con el apoyo de los profesores de las instituciones.

Alrededor de 60 personas preparan los alimentos para aproximadamente 3 mil 500 personas a quienes dan desayuno, comida y cena, algunos matan los animales, participan las cocineras, otras personas sirven la comida y otras más hacen las tortillas a mano.

Peregrinaciones, las muestras de fe

La fiesta patronal destaca por las peregrinaciones que realizan quienes radican fuera de su lugar natal; el 19 de enero a partir a las 07:00 horas, sale una procesión de Huajuapan de León hasta la agencia, para lo cual atraviesan por unas brechas durante aproximadamente cuatro horas y media.

En cuanto llegan, las y los peregrinos son recibidos por los oriundos con banda de viento para posteriormente llevar a cabo la celebración eucarística, en seguida les invitan a desayunar en la cofradía, tradición en la que comparten los alimentos con quienes llegan a la festividad.

Los hermanos José Epifanio y Carmen Elia Gómez García son las personas que han estado al frente de la peregrinación durante muchos años, quienes hacen extensa la invitación a amigos y conocidos.

Regalan playeras de recuerdo con la imagen del Santo Patrono a los peregrinos, preparan algunos bocadillos que ingieren en los 20 minutos que toman de descanso en el paraje conocido como “Los cuajilotes” para aguantar las horas de subir y bajar algunos cerros.

Son más de 100 personas las que atraviesan los cerros para llegar a San Sebastián Progreso y cada año se agregan más, a pesar de las bajas temperaturas que se tienen cada año en esta temporada.

Hay quienes han ofrecido ayuno, rezos, madrugar, o el cansancio, en estas actividades y con la fe puesta en el patrono del pueblo, piden por la recuperación de la salud, el buen nacimiento de un bebé en un embarazo de alto riesgo, por la llegada de una niña en un matrimonio de sólo hombres, encontrar un trabajo, entre otros favores que los lugareños aseguran que han sido concedidos por San Sebastián.

El 20 de enero, la imagen del Santo Patrono recorre las calles del pueblo, acompañada de alrededor de mil 500 fieles y la banda de viento del pueblo, entre rezos, plegarias y alabanzas de quienes tienen depositadas sus esperanzas en San Sebastián Mártir.

Para ello, a esta agencia acuden personas provenientes de diferentes municipios del estado, de entidades como Jalisco, Puebla, Guerrero y del Estado de México, así como varios huajuapenses que emigraron a Estados Unidos.

De soldado a santo

Como cristiano, San Sebastián ejercía el apostolado entre sus compañeros, visitando y alentando a otros cristianos encarcelados por causa de su religión, pero acabó por ser descubierto y denunciado al emperador Maximiano, quien lo obligó a escoger entre poder ser soldado o seguir a Jesucristo, eligiendo la segunda opción.

Ante dicha decisión, el emperador lo amenazó de muerte, pero Sebastián se mantuvo firme en su fe por lo que lo condenó a morir mortificado.

Los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de flechas, dándolo por muerto instantes después.

Posteriormente, sus amigos se acercaron y, al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana que lo mantuvo escondido y le curó las heridas hasta que quedó restablecido; pese a que sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, Sebastián se negó rotundamente.

Un poco recuperado, se presentó ante el emperador, quien, desconcertado, lo daba por muerto, y San Sebastián le reprochó enérgicamente su conducta por perseguir a los cristianos.

Maximiano mandó que lo azotaran hasta asegurarse de que hubiera muerto, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión, tirando su cuerpo en un lodazal.

Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en las catacumbas de la Vía Apia, que lleva el nombre de San Sebastián; murió en el año 288.

¿Dónde se localiza?

La agencia San Sebastián Progreso se encuentra a 40 minutos de la cabecera municipal de Huajuapan; para llegar, se toma la carretera 125 Huajuapan-Tehuacán y a la altura del municipio Santiago Huajolotitlán, se toma la desviación que se encuentra atrás de la iglesia.

De acuerdo a la historia plasmada por el profesor Telésforo Mendoza Guerrero, denominado Monografía del distrito de Huajuapan, la localidad fue fundada en 1600 cuando se instaló la hacienda denominada “El Potrero”.

La comunidad es conocida porque desde hace casi 40 años se lleva a cabo la representación en vivo del Viacrusis en Semana Santa, que logra reunir a miles de personas de diferentes lugares de la República.

Los primeros pobladores eran españoles, destacando don Antonio Chávez y José Gómez, quienes eran propietarios de esta y otras comunidades de la zona y la imagen que se tiene en la iglesia es también proveniente de España; aunque la fiesta anual es en enero, en febrero también se celebra la imagen pequeña de San Sebastián.