¿Por qué las mujeres son más pobres que los hombres?

grafica_monedero_16feb2016especial
Especial
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*

Cimacnoticias | México, DF.

Hace 16 años, por cada 100 hombres en pobreza extrema había 107 mujeres; para 2012 esta cifra creció a 112; mientras que en pobreza nacional son 107.7 mujeres por cada 100 hombres.

La tendencia de que haya más mujeres que hombres en pobreza se mantiene en 2012 y lo mismo en el año 2000. Son cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Y conforme a la información generada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2012 había 27.6 millones de mujeres en pobreza (52 por ciento del total), y 25.8 millones de hombres, una brecha en detrimento de las mexicanas, misma que se confirma en los principales indicadores de pobreza por sexo que aparecen en la gráfica.

Destaca la brecha de género que presentan los ingresos. En la población femenina la proporción con ingresos inferiores a la línea de bienestar es de un tercio (31.5 por ciento); para la población masculina el porcentaje se reduce a 29.1; este fenómeno se repite en la población con ingresos inferiores a la línea de bienestar mínimo (indigencia).

Esta situación tiene efectos importantes en la vulnerabilidad por ingresos y en las carencias sociales donde también se aprecia una brecha importante. De cada 100 mujeres, 44 presenta por lo menos una carencia social, que bien puede ser por carencia de acceso a la salud, a la seguridad social, alimentación o a la educación.

El rezago educativo es causa y efecto de la pobreza. Aquí las cifras son 12 de cada 100 mujeres y 10.5 hombres; hay menos afectación en la población masculina y no sólo por el número de mujeres sino sobre todo por los efectos que esto tiene en la población femenina.

Chiapas, Guerrero, Michoacán y Veracruz son los estados que presentan los índices más altos de rezago educativo y desde luego también de pobreza femenina.

Se considera que una persona se encuentra en situación de carencia por rezago educativo si cumple con alguno de los siguientes criterios:

•Tiene de tres a 15 años de edad, no cuenta con la educación básica obligatoria y no asiste a un centro de educación formal.
•Nació antes de 1982 y no cuenta con el nivel de educación obligatoria vigente en el momento en que debía haberla cursado (primaria completa).
•Nació a partir de 1982 y no cuenta con el nivel de educación obligatoria (secundaria completa).

Ahora bien, se puede afirmar que la pobreza por ingresos tiene efectos muy graves en todos los demás renglones que mide Coneval y que considera elementos de la pobreza multidimensional, donde las mujeres se ven más afectadas.

Las dimensiones para medir la pobreza son:
–Ingreso corriente per cápita
–Rezago educativo
–Acceso a los servicios de salud
–Acceso a la seguridad social
–Calidad y espacios de la vivienda
–Acceso a servicios básicos en la vivienda
–Acceso a la alimentación

Según Coneval, una persona está en pobreza si tiene al menos una carencia social y además un ingreso menor al costo de las necesidades básicas, línea de bienestar económico (LBE). Justo la situación en que se encuentran más de 27 millones de mexicanas.

¿Por qué las mujeres son más pobres que los hombres? A nivel nacional, el Coneval considera que la principal causa de la pobreza está en las condiciones del mercado laboral, condiciones que son más críticas para las mujeres –salarios más bajos, discriminación,  violencia laboral y una menor participación laboral–, sin embargo esto nos lleva a la pregunta de por qué las mujeres están en esa situación que las convierte en población más pobre.

Las respuestas llevan a su carga de trabajo de género (trabajo doméstico no remunerado y de cuidados), así como a la subordinación a la cultura patriarcal en todos sus ámbitos: del cuerpo, política y económica.

Ya sea en forma directa o indirecta, un avance de las mujeres o de una mujer en cualquiera de estos espacios puede significar que sale de la condición de pobreza, como quien dice tiene efectos multidimensionales.

Twitter: @ramonaponce

*Economista especializada en temas de género.