Prevalece impunidad en la muerte de Bety Cariño

 

Nathalie GÓMEZ/@Nathalie_fx

HUAJUAPAN de León, Oax.- A seis años de la muerte de la activista mixteca Alberta “Bety Cariño” y el observador finlandés Jyri  Jaakkola, lo único que se puede destacar es la gran impunidad que prevalece en el Estado mexicano, reclamó Omar Esparza Zárate, representante del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) y viudo de Bety.

“A pesar de todo lo que hagamos como familia y acciones de organización,  la Procuraduría General de la República, la Procuraduría General de Justicia y las instancias estatales, han sido incapaces de hacer justicia”, lamentó.

Luego de 15 años compartidos con Bety, como familia y compañeros en la lucha social, condenó que ha habido un avance casi nulo en la aprehensión de las 14 personas implicadas en el doble asesinato.

Los hechos

Cuando una Caravana Humanitaria se dirigía a rescatar a niños y mujeres indígenas que presuntamente eran sometidos por grupos paramilitares de la región Triqui en la Mixteca, los vehículos en los que se trasladaban fueron emboscados por un comando armado el 27 de abril del 2010.

Tras el ataque murió Bety Cariño, originaria de esta región Mixteca y el observador finlandés Jyri Jaakkola. Por estos asesinatos, en septiembre de 2012, un juez local dictó órdenes de detención contra 14 personas que presuntamente estuvieron implicadas.

De las 14 órdenes, sólo tres han sido detenidas, una ha muerto en tanto que las otras 10 permanecen en libertad y es en este sentido que Omar Esparza ha exigido que las órdenes sean ejecutadas.

Interviene Amnistía Internacional

Amnistía Internacional solicitó al estado Mexicano que de manera inmediata brinde protección efectiva y completa a Omar Esparza, pues su vida y la de sus hijos corren peligro, derivado de ataques de los que han sido víctimas ya que la exigencia de justicia sigue en pie.

“Se debe de iniciar una investigación exhaustiva, inmediata e imparcial sobre las amenazas y determinar quiénes son los responsables del ataque del que fue víctima la madrugada del 1 de junio, cuando varias personas no identificadas intentaron entrar en la casa de la familia de Omar Esparza en la que residen sus hijos”, se especificó.

Un vacío doloroso

“Han pasado 21 años desde que nos conocimos y puedo rescatar que se perdió una gran persona, una excelente compañera en su calidad humana, lo cual ha sido muy difícil porque la ausencia de una madre para sus hijos no es algo sencillo, no hay algo que pueda reemplazar el papel de Bety en la vida cotidiana en su familia, siempre será un vacío”, dijo Omar Esparza.

En los 15 años de convivencia con Bety, añadió, también tuvieron grandes enseñanzas y es por eso que se continúa en la lucha social, “es la mejor manera de recordarla y hacerle justicia, buscar que los pueblos se organicen para defender sus derechos, Bety está viva en la lucha de nosotros, en la organización que cada día va creciendo más”, refirió.

Continúan luchando

Un grupo de familiares y amigos más cercanos a Bety y Jyri, además de los abogados, se reunieron en la Ciudad de México esta semana, donde se hará un informe de lo que ha sucedido desde su asesinato, con la presencia del Embajador de Finlandia y el Comisionado de la Unión Europea.

A pesar de las ordenes de aprehensión que se han librado y que hay personas sometidas a proceso, Esparza Zárate mencionó que esta lucha no va a cesar, al contrario, ahora se va a reforzar a nivel internacional pues insistió, “el Estado mexicano no tiene la capacidad para hacer justicia”.

“La justicia se imparte para los que tienen dinero, pues para los pobres siempre lo que ha habido es una larga espera, un gran calvario, la única forma de buscarla es de manera organizada, quien esté aislado hoy, muy difícilmente va a resolver los problemas del Estado”, consideró.

Rendirán homenaje

La familia de Bety también va a realizar una serie de actividades; el sábado por la parte habrá música en el panteón y pintarán un mural en Chila de las Flores, Puebla, comunidad mixteca donde vive su familia.

El domingo 1 de mayo, se hará una celebración eucarística por la mañana y a medio día, jóvenes y adultos se reunirán como cada año para recordar a la activista social que es recordada con mucho cariño y respeto por los pobladores y gente que llega de diferentes lugares del estado y país.