Prevalece la tradicional partida de Rosca de Reyes en la Mixteca

DSC_0052

Nathalie GÓMEZ/@Nathalie_fx

HUAJUAPAN de León, Oax.- Las familias huajuapenses celebran la partida de la Rosca que año tras año, se convierte en un motivo de convivencia y unión también con los compañeros de trabajo, empresas y diversas agrupaciones, con la que se programan para celebrar el día de la Candelaria.

Desde el 2 de enero, decenas de comerciantes aprovecharon estas fechas para vender las tradicionales Roscas de Reyes, instalándose en el corredor del mercado Porfirio Díaz, en el centro de la ciudad, además de que las promovían en carros particulares en esta zona y en las panaderías de Huajuapan.

Estas roscas son de diferentes tamaños y precios; este año hubo desde la “Rosca mini” a un precio de 25 pesos con dos niños en su interior, hasta la “Mega rosca”, de 250 pesos con 10 niños, en las panaderías, las roscas grandes tuvieron este año un precio de 120 aproximadamente.

Dentro de los ingredientes de la tradicional rosca, se encuentra la harina, mantequilla y azúcar, leche, sal, levadura fresca y huevo, mientras que el toque especial se lo dan las frutas que llevan en la parte superior y el típico ate.

De acuerdo a la creencia mexicana, la forma circular de la rosca evoca las coronas de los Reyes Magos, en tanto que  la fruta de múltiples colores, representa las joyas que estaban incrustadas en ellas cuyo significado es Paz, Amor y Felicidad.

La tradición es que la persona que encuentre el niño Dios, será bendecida con un año de éxito en sus actividades cotidianas por lo cual, en agradecimiento, esta persona ofrece algo el día de la Candelaria.

Éste se celebra el 2 de febrero y es cuando se harán efectivos los compromisos que adquirieron con la partida de la Rosca de Reyes; la tradición en sí es ofrecer y compartir tamales y un atole o arroz con leche.

Es así como año con año, los habitantes de Huajuapan y comunidades aledañas acuden a comprar su rosca de Reyes que regularmente es acompañada con atole o chocolate, que también significa para muchos comerciantes un respiro para su economía.