Estudiante, la víctima más reciente de extorsión

Saúl Salazar/@salazarbalbuena

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.- La Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, dio a conocer que el caso más reciente de extorsión telefónica fue a una estudiante de Huajuapan, a la cual sus victimarios la mantuvieron aislada, para poder obtener dinero a través de un depósito bancario.

El titular de la citada dependencia, Claudio Miguel Miguel, informó que del hecho tomaron conocimiento y asesoraron a la madre de la víctima, logrando que los extorsionadores no lograran conseguir el dinero.

Relató que de acuerdo las investigaciones que se realizaron, la menor, estudiante del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca (COBAO) plantel Huajuapan, cuando se encontraba en dicha institución, recibió un llamada telefónica, en donde le decían que tenían secuestrada a su madre, y que se tenía irse a un lugar solitario para que no le pasara lo mismo.

Agregó que casi al mismo tiempo la madre recibió otra llamada para  manifestarle que tenían secuestrada a su hija, y que pedían cierta cantidad de dinero, ante ello, la mujer acudió a pedir ayuda a la Vicefiscalía.

Después de las indagatorias que realizó el personal de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y de más personal de la citada subordinación, además de   localizar a menor, quien se encontraba escondida, ya que los malhechores le dijeron que era para que nadie la viera, se descubrió que se trataba de una extorsión telefónica.

No hay denuncias por extorsión

Recalcó que en lo que va del presente año, no hay de manera formal denuncias por delito de extorsión telefónica en la región Mixteca, sin embargo, durante el 2016 hubo un promedio tres querellas  al mes, pero a pesar de ello, han dado asesorías a las personas que acuden a pedir ayuda.

Y que el tipo de extorsión que regularmente se ha dado en la región Mixteca, es la que llaman diciendo que tienen a un familiar secuestrado, asegurado por que tuvo un accidente, o en la frontera, por que trae mercancía de Estados Unidos de América y necesita pagar la aduana; además de que la mayoría de las llamadas son realizadas por  personas que se encuentran al interior de un Centro Regional de Reinserción Social (Cereso), del Estado de México o capital del país.