Robo no detiene a niños y jóvenes músicos de Saucitlán

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- El robo de embolos de los instrumentos, que representaron una pérdida de alrededor de 50 mil pesos, no detuvo a los integrantes de la banda juvenil municipal de Saucitlán de Morelos, agencia perteneciente a Huajuapan. Niños y jóvenes de 6 a 18 años de edad, siguen con su pasión de tocar.

Los niños y jóvenes tuvieron la inquietud de integrar una banda hace dos años aproximadamente, debido a que no había banda municipal, ya que de la conocida como la banda de los mayores, la mayoría de sus integrantes ya fallecieron y otros tienen problemas de salud por su avanzada edad.

ROBAN EMBOLOS

En este lugar, también conocido como Rancho Vargas, dio a conocer que la segunda semana de octubre les robaron los émbolos de la tuba, trombones, trompetas y saxofones, que estaban en la escueleta, donde guardan los instrumentos.

“Eso afectó mucho porque, para que ellos integraran la banda les costó bastante, los instrumentos que tienen son del municipio pero estaban en malas condiciones, entonces se les tuvo que invertir”, dijo María del Rocío Vargas Rosales.

Selene Sandra Vargas Rosales, madre de familia de un joven de 18 años que toca la tuba, abundó que por esa razón, conformaron un comité de padres de familia que gestionó apoyos para que se pudieran reparar.

“Se había logrado levantar un poco y cuando ocurrió el robo los chavos se vinieron abajo, pero aun así, tenían compromisos en puerta y pidieron prestados los embolos con otras bandas para poder salir de ellos”, apuntó.

Y es que los émbolos eran de 13 instrumentos en total, lo que significó una pérdida de alrededor de 50 mil pesos, porque cada uno cuesta alrededor de 3 mil pesos, incluso coincidieron en que era más fácil comprar otro instrumento que arreglarlo.

Tras esa situación, dijo que pidieron apoyo al gobierno y les dio muy poco pero el comité acudió con gente del pueblo que vive fuera y algunos se solidarizaron, pero hay instrumentos que todavía no se han podido recuperar de su pérdida.

Ella se dijo orgullosa de que los jóvenes de la comunidad continúen con la Inigualable Banda Rancho Vargas, a pesar de muchas complicaciones que han enfrentado, pues ya se han presentado en Santo Domingo Tonalá, San Marcos Arteaga, San Francisco Yosocuta, Santa María Xochixtlapilco, San Jerónimo Silacayoapilla, Acatlima, Huajuapan de León, entre otros.

Ambas externaron su tranquilidad al saber que sus hijos invierten su tiempo “en la música, después de la escuela, y no desperdiciando su potencial en la calle o en otros lados, cayendo en vicios”.

LIBERTAD DEL ALMA

Jorge Vargas González, integrante de la banda en la trompeta, es uno de los dos mayores, tiene 18 años y a su edad, considera que “la música es la libertad del alma, que nos ayuda a externar nuestros pensamientos, sentimientos, todo lo que hacemos y queremos”.

“También nos ayuda a entretenernos y alejarnos de malos pasos, yo aprendí a tocar a los 10 años en otra comunidad y por eso, a pesar de todo, estamos muy entregados en esto que nos gusta”, manifestó.

Recordó que hace años, estaban las dos bandas todavía, la de los músicos mayores en la que estaba su bisabuelo Herminio Vargas, que falleció hace dos años, y la de los jóvenes que se desintegró en el 2015, la cual él integró cuando tenía 15 años.

En agosto de 2016 se presentó por primera vez la actual banda que tiene 13 integrantes y fue acompañada por los músicos mayores, fue la última vez que tocaron los grandes.

Él recuerda que cuando los músicos mayores aún tocaban, ejecutaban canciones originales algunas marchas, otras que les habían dado sus propios autores, pero no saben qué pasó con esas melodías.

LLAMA A PRESERVAR LA MÚSICA OAXAQUEÑA

“Para mí como músico, preservar la música de Oaxaca es un orgullo, porque tenemos una cultura distinta a todo el país, es música como en ninguna parte, así que nos toca a las nuevas generaciones conservarla y difundirla”, expresó.

Destacó que no todos los jóvenes piensan actualmente en alcohol y drogas y en eso, la música es de gran apoyo, “porque incluso si estás feliz, tu instrumento se escucha con alegría, si estás triste, no se escucha el ánimo, ni el entusiasmo, la importancia de las bandas es que acompañan a los seres humanos en todos los momentos importantes de las personas en nuestras comunidades”.

Aunque las necesidades son muchas, los integrantes manifestaron que necesitan instrumentos, pues hay quienes quieren tocar pero no cuentan con uno, como es la trompeta, trombones, tarolas, timbales y una tambora.

Ellos no han recibido apoyos gubernamentales así que siguen haciendo trabajo de sensibilización con la gente, iniciando con los de la comunidad y luego con los de fuera para que lo puedan lograr.

Alan Vargas Solís, tiene 10 años de edad y a los ocho comenzó a tocar las tarolas, aprendió a tocar gracias a su primo Marco, el de la tuba.

“Él me invitó y me gustó, yo vivo en Huajuapan pero vengo cuando hay ensayos, que son cada semana, los sábados”, explicó, tras compartir que La calavera es una de sus canciones favoritas y que aprendió a tocar a pesar de que al principio le costó un poco.

En la feria del quinto viernes de cuaresma de 2016, que se hace en Saucitlán de Morelos en honor al Señor del Perdón, tocó su primera canción ante el público, que fue Las Mañanitas.

Llamó a los niños y jóvenes que dedican mucho tiempo a las redes sociales a hacer algo productivo para si mismos pues él al tocar siente mucha felicidad.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.