Un buen control prenatal asegura un parto sin complicaciones: JS

Comunicado

Para garantizar que un embarazo llegue a término y sin complicaciones, es necesario que se acudan al menos a ocho consultas luego de saber que se está embarazada, afirmaron los  Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) a través de la jurisdicción sanitaria número cinco en la Mixteca.

En entrevista el responsable de los servicios médicos, Víctor Manuel García Nájera, añadió que la institución cuenta con un censo de dos mil 321 mujeres en gestación, de las cuales,  151 son de alto riesgo, y 489 adolescentes, mismas que se encuentran en constante vigilancia por personal de salud para actuar oportunamente en caso necesario.

Añadió que esta actividad preventiva se hace a través de dos hospitales generales, tres básicos comunitarios, 148 centros de salud, 30 Equipos de Salud Itinerantes (ESIS), 12 caravanas y 447 casas de salud.

“El embarazo es una de las mejores etapas de la mujer, debe ser disfrutada por ambos padres, y actuar con responsabilidad porque de los cuidados que se tenga desde el primer mes de embarazo dependerá el crecimiento y desarrollo del bebé”, añadió.

Dijo que para un buen control prenatal es necesario acudir al médico para que le hagan la toma de presión arterial, mida el crecimiento del abdomen, se lleve un control del peso y se hagan pruebas de laboratorio para determinar que todo el proceso se cursará sin complicaciones que pongan en riesgo la salud de la futura madre y su hijo o hija.

Detalló que durante esta administración del gobernador Alejandro Murat Hinojosa y de la Secretaria de Salud y Directora General de los SSO, Gabriela Velásquez Rosas, el eje fundamental es la prevención y vigilancia de los grupos vulnerables, principalmente las mujeres en etapa de gestación, para orientar y disminuir los factores de riesgo, así como detectar cualquier anomalía.

Finalmente, recomendó a las mujeres en edad reproductiva a que se alimenten sanamente, consuman vitaminas y ácido fólico así como mantenerse en comunicación con la unidad de salud más cercana para garantizar un parto seguro y sin riesgos.