Mujer, sostén de su familia a través de la alfarería 

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- Marisela Sambrano, es una alfarera originaria de Vista Hermosa, Santo Domingo Tonaltepec, que, con el trabajo del barro, logra sacar adelante a sus dos hijas, al ser madre soltera.

Ella trabaja el barro, con pintado natural, tierra colorada, jarabe de encino, lo cual aprendió a hacer desde muy pequeña, ya que su abuelita materna se dedicaba a trabajarlo, la siguió su mamá y ahora ella lo hace pero es la única de su generación.

“En mi comunidad, de mi generación ya no hay más personas que se dediquen al barro como tal¸ ya se están extinguiendo, pues solo hay alrededor de cinco familias. Yo lo hago por el cariño y el amor al oficio, porque es parte de la cultura que me heredaron, y lo más importante, es que me ayuda a sostenerme a mí y a mis hijas”, explicó.

Detalló: “Cada pieza tiene algo de mí, tiene tiempo, dedicación, amor y paciencia, me satisface bastante trabajar desde cantaritos pequeños hasta grandes con capacidad de 18 litros, ollas, jarros, platos pozoleros simples y con iconografía mixteca”.

Pero en la búsqueda de fortalecer su mercado, Marisela está innovando con una especie de ídolos prehispánicos pero no copiados como tal de alguno en particular, sino invención suya y también ha empezado a bruñir el barro, para darle otro aspecto a cada creación.

Los precios de las piezas varían de acuerdo a la complejidad en la elaboración de una pieza, por lo que, a veces, una pieza grande puede ser más económica que una pequeña, “yo lo que busco que es que sean precios accesibles para nuestros paisanos porque mi mercado en sí es la región».

Principalmente en Asunción Nochixtlán es donde vende sus piezas, las cuales le ayuda a vender su mamá para que ella pueda quedarse a atender a su familia.

La alfarera de 27 años de edad, dedica alrededor de siete horas al día a estas labores, tiempo que va alternando con otras actividades ya que atiende a sus dos hijas pues es madre soltera, “con esto yo sostengo a mis hijas y pago todas mis necesidades”, apuntó.

Para ello, tiene que hacer grandes esfuerzos: “hay ocasiones en las que me duermo a las 12:00 de la noche y me despierto a las 4:00 horas, sobre todo cuando me encargan algunas piezas, porque esto requiere de mucho tiempo y esfuerzo, ya que desde que levanto una pieza hasta que la quemo me llevo 15 días, pero lo hago con mucho gusto”.

Invitó a la población a conocer sus productos que son totalmente naturales, “no tienen nada de químicos, son quemados con leña y vale la pena tenerlos en la casa”.

En la feria de Tamazulápam del Progreso, en honor al Señor del Desmayo, Marisela Sambrano fue la primera vez que participó en una expo artesanal, lo cual agradeció a los organizadores.

Print Friendly, PDF & Email
error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.