Tacache de Mina no puede usar bienes públicos tras sismo

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- El palacio municipal, el kiosco, la iglesia y un inmueble que anteriormente fue su palacio municipal y recientemente había sido destinado para ser un museo comunitario, sufrieron fuertes daños tras el sismo del pasado 19 de septiembre  en el municipio de Tacache de Mina.

10 viviendas sufrieron afectaciones severas, alrededor de 100 tienen daños menores, agrietamientos principalmente, pero por fortuna nadie se quedó sin hogar, afirmaron las autoridades.

Aunque hay cuartos que tienen daños fuertes, la ventaja de la gente es que tienen uno o dos cuartos más y eso permite que no se hayan quedado en la calle o que se haya tenido que instalar un albergue.

Sin embargo, algunas personas por temor, a partir del pasado martes comenzaron a dormir en la calle, con lonas y principalmente en casas de familiares a los que el movimiento telúrico no les afectó, pero poco a poco la situación se normalizó.

LOS DAÑOS

Los pobladores estiman que el palacio municipal construido en 1979 ya no se va a poder utilizar porque los muros divisorios están tirados, tienen agujeros, y lo más importante, algunas columnas ya se trozaron, “así da miedo”, afirman.

En sesión de cabildo de esta semana, las autoridades definirán qué se va a hacer con respecto al inmueble mientras se realizan los trabajos correspondientes, analizarán a dónde van a atender a la ciudadanía.

Mientras tanto el archivo municipal está resguardado en el domicilio del secretario municipal, otros documentos importantes están bajo el cuidado de la síndico y otros del edil.

A partir del sismo y lo que restó de la semana, no hubo atención de parte del gobierno, prácticamente se dedicaron a quitar los escombros, a retirar los documentos y hacer los montones de tierra que quedaron al interior, “porque tampoco se pueden quedar así”.

La sala de usos múltiples que se ha utilizado para la cofradía podría ser por lo pronto la sede alterna del gobierno municipal, ya que Tacache de Mina no cuenta con otro inmueble en el centro que pueda usarse como tal “no tenemos a donde ir, y en una casa particular no sería lo correcto”, considera Eutiquio Sierra Cortés, presidente municipal de Tacache.

Otro de los bienes públicos afectados es el que fue anteriormente el palacio municipal, de acuerdo a la gente mayor de la comunidad, construido en 1933.

En la administración pasada había la propuesta de las autoridades de tirarlo, pero la gente se opuso al considerarlo parte del patrimonio de Tacache, así que hicieron la solicitud ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para que fuera adaptado para ser un museo.

Esto fue aprobado por la instancia pero lamentablemente la construcción hecha de de adobe sufrió daños severos el pasado 19, por lo que no van a modificarlo hasta que acuda la instancia y determine qué se va a hacer con él. La gente quiere conservarlo porque es el recuerdo de los adultos mayores y lo que construyó gente que ya falleció.

En kiosco se construyó en 1985, se remodeló hace aproximadamente 10 años, tras el sismo, lo sostienen únicamente cuatro muros. Ahí ensayaba un maestro de música con sus alumnos pero ya no se puede porque las columnas se doblaron.

VIVIENDO CON EL TEMOR

“Es lastimoso ver la situación en la que nos encontramos, la comunidad está sentida, adolorida por lo que pasó, tiene temor, pero qué nos queda más que estar conscientes de que lo que Dios dispone nadie lo puede cambiar”, dijo el presidente.

Abundó: “Cuando fue el temblor a mí me dieron ganas hasta de llorar, yo estaba en Oaxaca y cuando regresé en la tarde vi el desastre y le di las gracias a la gente que apoyó a sacar las imágenes de la iglesia, al siguiente día sacamos todo el escombro que estaba ahí y les dije que de aquí a la fiesta vamos a tratar de tener terminado el templo”.

Aunque entre algunos pobladores se ha generado la incertidumbre de los sismos, el presidente municipal reiteró lo que dicen los especialistas, que nadie sabe cuándo va a suceder un fenómeno así; “sólo Dios”, menciona con seguridad mientras ve hacia la cúpula de la iglesia que se encuentra colapsada.

La reparación del templo y del palacio municipal han generado cierta inconformidad en la población y hasta un tanto de divisionismo.

Un grupo quiere que lo primero que se atienda sea la iglesia pues el domingo, el primero después del sismo, se ofició la misa en la explanada del templo, otros más, mencionan que el palacio municipal debe repararse primero para que puedan atender a la población.

“Yo digo que nos esperemos porque mandé a traer a mi asesor técnico para que valore si se hace rústico como está o se hace de concreto, que la gente decida con cuál empezamos y bueno, protección civil ya vino también a ver”, dijo.

Migrantes de Tacache de Mina que viven en los Estados Unidos han hablado vía telefónica con las autoridades y pobladores para manifestar su solidaridad y brindar un poco de apoyo económico para las reparaciones o reconstrucciones que se deban hacer.

Será en una reunión del próximo sábado cuando se defina qué se hará exactamente para empezar a reconstruir los bienes inmuebles, lo cual les ha expresado el edil a sus paisanos, afirmando que las cooperaciones que se den las va a dar a conocer a la población para que su manejo sea transparente porque “ya no es el tiempo que solo el presidente sabe lo que hay y cómo lo maneja”.

ESPERAN APOYOS, NO PALABRAS

El fin de semana llegaron a repartir despensas quienes dijeron que eran provenientes de la Ciudad de México, pero es el único apoyo que habían recibido hasta el domingo a las 18:00 horas.

En ese momento las autoridades esperaban al Ejército Mexicano. Sin saber a qué iban, le habían notificado a través del correo electrónico del ayuntamiento que irían a la comunidad.

Pobladores y el gobierno municipal esperaron que haya apoyo para reparar los bienes de la comunidad: “Como se lo dije a la secretaria que mandó el gobernador Alejandro Murat, esperemos que no sean sólo palabras, les agradecemos la intención pero queremos que se actúe, que no nos vengan a engañar, a calmar para que no demos guerra. Lo poquito que den es bueno”.

Resaltó que es necesario el apoyo del gobierno estatal y federal puesto que el municipio, por el ramo 33 fondos III y IV y ramo 28, recibe 6 millones 870 mil pesos para los 5 mil habitantes y la agencia San José La Pradera, que sufrió daños menores, lo cual no alcanzarían para la reconstrucción.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.