24 febrero, 2021

Detrás de las Palabras… Nadando de a muertito…

Estamos a mitad de las campañas políticas, ya para estas alturas deberíamos tener claro el mensaje y las propuestas de cada uno de ellos, como ciudadanos ya deberíamos estar valorando quien será el que merezca el trabajo de acudir el 5 de junio a la casilla y depositar el voto.

Tristemente no es así, pareciera que no sucede nada, después de los obligados actos de inicio de campaña, solo se ven algunas bardas, lonas y los perifoneos constantes, pero de la presencia de los candidatos y las propuestas, ni rastro.

Da la impresión que están dejándose llevar por la corriente, apostándole al voto duro,  confiando en aprovechar el desencanto social que existe para con todos los partidos, esperando que el desinterés se traduzca en baja participación y así ganará el que mejor movilice a su voto cautivo.

Esto se entendería  como estrategia de las dos coaliciones quienes tienden a utilizar la mayor parte de sus recursos para la movilización de votantes el día de la elección, cuentan con una muy eficiente maquinaria para hacerlo, el tiempo de la campaña es sólo una etapa de preparación, prefieren hacer un poco de presencia mediática, no desgastarse mucho y evitar ser cuestionados por los contrarios.

Lo que no se entiende es, ¿por qué los otros partidos no han aprovechado ese vacío de comunicación?, ¿por qué los candidatos independientes no han salido a tomar esos espacios que han dejado las coaliciones?, ¿por qué no promoverse como una alternativa a los partidos de siempre?

Al día de hoy, nadie ha sabido posicionarse como un candidato líder, ninguno ha hecho propuestas firmes y lógicas para solucionar los problemas del municipio, todos se manejan en los mismos lugares comunes: “Transparencia”, “no a la corrupción”, “nos irá mejor”, “seremos mejores”, un catálogo de buenas intenciones.

No nos presentan ningún proyecto o acción que pretendan realizar para que este municipio al menos sobreviva a la crisis económica, de empleo, a la falta de servicios. Es importante saber qué piensan hacer, pero también el cómo y de dónde obtendrán los recursos para ello.

Pudiera ser que en esta elección, los diferentes actores tengan ya calculadas sus posibilidades y expectativas, que de haber poca afluencia de votantes y sin importar quién gane la mayoría, con cierto número de votos todos podrían optar por las regidurías de representación proporcional.  Parece que nadie piensa tomar el riesgo de proponer con bases, nadie quiere exponerse a cuestionamientos, de alguna manera todos podrían ganar algo si se pasan la campaña  nadando de a muertito…

alfredoloranca@hotmail.com

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat