5 diciembre, 2020

Realizan homenaje póstumo al impulsor de la Danza del Macho, del Carnaval Putleco

Fotos: Pepe Velazquez.

Saúl Salazar/@salazarbalbuena

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca. – En el corredor del Palacio Municipal de Putla, se realizó este jueves un homenaje póstumo al impulsor de la Danza del Macho o «Mascaritas», Leoncio Facundo Ramos Hernández, quien murió a los 97 años de edad.

Su muerte se dio a conocer la noche de este miércoles, la cual fue confirmada por sus familiares.

Dicha comparsa, es una de las tres del Carnaval Putleco, que se realiza cada año un fin de semana anterior al miércoles de ceniza.

Don Leoncio -como le decían-por muchos años fue el Tata juez y encargado de la comparsa. Es considerado un icono putleco, a quien se le recordará con la frase «dando la vuelta se buscan».

Los presentes le ofrecieron aplausos y la autoridad municipal reconoció su trayectoria, así como su aportación a la cultura putleca.

En su intervención, el regidor de Educación, Wulfrano Marín Luna, resaltó que Leoncio siempre estuvo dispuesto a colaborar.

Recordó que, en el año 1985 – a un año de la fundación de la Casa de la Cultura Putleca-, Antonio Velasco Ortiz, le encargó el coordinar el desfile carnavalesco, y que al primero que visitó y aceptó fue Leonchio -como de cariño le decía-, quien emocionado le dijo “maestro esto es mi vida y como voy a fallar”.

En memoria de su impulsor, leyó un poema que describe a la comparsa de la Danza del Macho o «Mascaritas”.

José Ángel Miguel Ramírez Reyes, cronista de la Casa de Cultura Putleca, dio a conocer que Don Leoncio dio alegría, ya que hizo más firme la identidad de Putla.

“Fue un hombre con tesón, y demostró cariño para nuestro pueblo, que no podrá competir con otra persona, porque con su sencillez, aporte, alegría e identificación, nos dejó una lección, de conservar en los corazones el amor a este terruño que nos vio nacer”, resaltó.

Destacó que fue un hombre conservador del Putla mestizo que se está viviendo, “por lo tanto, podrán desaparecer muchas cosas, se podrá dejar de respirar…, pero en el cielo de Putla estará escrito su nombre».

En seguida, el cuerpo fue bendecido afuera de la parroquia de la Natividad de María, para después ser sepultado en el Panteón Municipal de Putla.

Print Friendly, PDF & Email