• Dom. Sep 25th, 2022

Con canción en Chocholteco, lengua en peligro de extinción, gana El Kalulu concurso nacional

Nathalie Gómez/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- Con la canción Ni Tee Chigu (Lo que canta la cazuela), escrita en lengua Ngigua o Chocholteca que está en peligro de extinción, Javier Meza López, El Kalulu, ganó en el concurso nacional “De tradición y nuevas rolas” en la categoría B.

“Es una composición mía, con la cual estuve participando en la convocatoria que la Secretaría de Cultura emitió a nivel nacional, donde se busca renovar la tradición musical de nuestros pueblos originarios de México y se busca estimular a la creación de nuevas canciones. Me siento muy bendecido y muy agradecido por ser parte de estos ganadores”, compartió.

Dijo que, al conocer la convocatoria, supo que era algo que se adecuaba mucho a lo que está haciendo: Música que representa a las comunidades originarias pues él ha trabajado, a través de la música, con la lengua Chocholteca, el Ngigua y el Ngiba.

El Kalulu (Sapo en lengua Ngigua) como se hace llamar, es heredero de una tradición musical que viene desde sus abuelos, que desbordó en su padre y lo contagió desde muy temprana edad.

Desde su educación primaria tenía participaciones relacionadas con este arte y al crecer ingresó a la Facultad de Música, inmiscuyéndose así en la composición, el análisis, en la música académica donde no concluyó sus estudios porque no se veía representado por esa manera de hacer música, por lo que decidió adentrarse en las comunidades.

A sus 33 años de edad, lleva 12 años componiendo, y los más recientes, involucrado en los pueblos indígenas, de fortalecimiento a la identidad, de la lengua y de visibilizar ciertas formas de ver el mundo.

Lleva un año y medio difundiendo su trabajo de manera profesional, de lo cual se siente muy orgulloso por los frutos que ha rendido.

La lengua Ngigua está en riesgo inminente de desaparecer, por los pocos hablantes que quedan, se han hecho diversas labores comunitarias para visibilizarla y hacer consciencia para que no muera esta cultura milenaria.

“En mi caso, a través de la música lo he hecho desde hace unos cuatro años. Compuse una canción que se llama Turuami, que fue el primer ejercicio en lengua Ngigua”, explicó.

Javier Meza, originario de Tamazulápam del Progreso, consideró que “las generaciones actuales deben trabajar para tener una consciencia histórica, saber que somos herederos de una carga histórica, un legado, enseñanzas, valores y grandes luchas, que son lo que nos tiene aquí”.

Es en este sentido de escuchar a las generaciones pasadas, cuyo legado se niega a morir, que su canción habla de la grandeza de las cocineras tradicionales, del misticismo que engloba tener a una cocinera tradicional, que es un estatus ante la comunidad, porque con sus manos alimentan no sólo el cuerpo sino las almas de quienes van a la fiesta del pueblo o a su casa.

Recordó que su abuela, cocinera tradicional, hacía una cruz y una breve oración para que todo saliera bien. Esa fue su inspiración para componer la canción ganadora, Ni Tee Chigu o lo que canta la cazuela, que además hace alusión a cómo el humo perfuma el barro del comal, y ahí se hacen las tortillas.

Tras la convocatoria de la Secretaría de Cultura, se recibieron 101 canciones de 44 municipios de todo el país, escritas en 17 lenguas originarias que son muestra de la viveza de la riqueza multilingüe que posee México.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print