Prevalece la fe en honor a San Juan Bautista, patrono de Huajuapan

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- Hablar de la fiesta en honor al Santo Patrono de Huajuapan es hablar de globos de cantoya, de faros forrados de papel china, de una celebración que se resiste a desaparecer y sobre todo, de mucha, mucha fe.

La celebración que existe desde hace más de 400 años, en honor a San Juan Bautista, ha sobrevivido gracias a la fe católica y al esfuerzo de huajuapenses que cada año dan lo mejor de sí para esta festividad.

De acuerdo a las crónicas del presbítero Josafat Herrera Sánchez, fueron los frailes dominicos los que introdujeron la imagen de San Juan Bautista a la entonces comunidad de Huaxuapan en el año de 1578.

“Don Ricardo Carrizosa Ramírez (quien falleció en el 2004), proporcionó algunos datos que establecen que el 30 de noviembre de 1592, el Vaticano expidió una bula pontificia para crear la Vicaría fija y otorgar el patronato de San Juan Bautista.

Con ello, se denominó a la población como San Juan Bautista Huajuapan hasta 1843, año en el que a solicitud de las autoridades locales, Antonio López de Santa Anna, autorizó nombrar al pueblo como Huajuapan de León, en honor a don Antonio de León y Loyola.

Don Ricardo, también dejó su testimonio de que la fiesta a San Juan es muy antigua, tal vez de hace más de 400 años, pero lo que él recordaba es que los señores Aureliano Castillo y Guillermo Medina, fueron los últimos mayordomos hasta 1948, cuando desapareció.

Así lo establecen documentos que están en manos de la familia de don Ricardo García, durante cuatro décadas, presidió la mayordomía que estaba integrada por más personas.

RESCATANDO LA CELEBRACIÓN

Hilario de Jesús Ramírez, actual presidente de la hermandad de San Juan Bautista e hijo de don Ricardo, señaló: En 1962, yo recuerdo muy bien, era muy niño, pero siempre estaba pegadito a mi papá, y en una ocasión, el excelentísimo señor obispo, don Celestino, le dijo a él, “Don Ricardo, hágale usted aunque sea una misa a este santo encuerado que tienen aquí de patrón, San Juan Bautista”.

“Él le respondió: Cómo no, vamos a ver cómo podemos engrandecer la fiesta y de ahí empezó a buscar gente, la única que logró juntar ya era grande; es por eso que poseemos una lista de 40 o 50 personas que se entusiasmaron con el llamado, en 1963 estaban más organizados y en 1964 ya fue la primera fiesta de San Juan y de ahí para acá no se ha suspendido, desde ese entonces pensé que ojalá nosotros también pudiéramos hacer algo al respecto y aquí estamos”, apuntó.

Antes se hacían las celebraciones con mucha solemnidad, refirió, había muchas actividades tanto religiosas como sociales, pero desafortunadamente se fueron perdiendo, salvo que de 1948 a 1964, la celebración desapareció por completo.

“Ahora, nosotros lo que hacemos es preservar lo que nos dejaron los frailes dominicos, ya hubo un tiempo que se perdió la festividad pero la retomó mi padre, si la perdemos definitivamente, vamos a perder algo muy importante, por eso, mientras Dios nos dé vida, vamos a estar impulsándola con mucho cariño, dijo.

POCO APOYO

Mantener viva esta tradición es un reto muy importante para los organizadores, quienes tratan que las actividades que se hacían antes, no se pierdan, una de ellas es la calenda de luces con faroles forrados de papel china, además de la elaboración y elevación de globos de cantolla, que son una tradición de hace muchos años.

En el aspecto religioso, otra cuestión que quisieron rescatar los mayordomos, (que prefieren llamarse unión de devotos) es el alba, el tocar las campañas al amanecer, pero este año no se pudo realizar debido a que la catedral sufrió daños tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Otros años, en la víspera, es decir, el 23 de junio, se toca el alba con todas las campanas, lo que no ocurre en otra fecha más que esta, en honor al Santo Patrono de Huajuapan.

“Lo triste de esto es que en la unión de devotos somos un aproximado de 30 personas, de las cuales por su trabajo y ocupaciones, no pueden participar todos como quisieran, entonces todo va recayendo en pocas personas, pero de verdad quisiéramos que más gente se involucre”, señaló Hilario de Jesús.

Y en la organización se topan con otro problema, el de recabar los recursos económicos. El conflicto es que la situación económica a veces es muy complicada, además de que muchas personas, al pedirles apoyo, les han dicho a los organizadores de la fiesta de San Juan Bautista, que no pueden hacerlo porque ya hicieron compromiso con la celebración en honor al Señor de los Corazones.

Ésta fiesta es en el mes de julio y a la procesión que se realiza el día 24 asisten miles de personas; incluso por parte del gobierno municipal, se le invierten cerca de 3 millones de pesos porque a esta imagen se le atribuye el Rompimiento del Sitio de Huaxuapa, ocurrido en 1812.

SUMA DE VOLUNTADES

No obstante, la fiesta en honor a San Juan Bautista sobrevive por la voluntad, el esfuerzo y la solidaridad de mucha gente y es por eso que este año, se tuvo la importante participación de una rondalla, del grupo Cactus de Neón, y de la escuela Preparatoria número 3 a través de su grupo de danza.

El día principal, el 24 de junio, acudieron los Amigos del arte, canto y poesía, quienes compartieron con los presentes, entre otras canciones, un popurrí oaxaqueño, uno de boleros, melodías de compositores huajuapenses que integran esta agrupación y un poema, que hizo llorar a más de una persona.

Además de lanzar algunos cohetes, también se quemaron toritos de luz y se obsequiaron dulces a los presentes en tanto que, en agradecimiento por su participación, los organizadores comparten la cena con los participantes y les entregan un reconocimiento.

Para fortalecer la elaboración de globos aerostáticos y despertar en la niñez el gusto e interés en esta festividad, se llevaron a cabo dos talleres de elaboración de los mismos, con una asistencia de alrededor de 60 personas entre adultos y niños, aunque por las condiciones del clima no se pudieron lanzar todos.

Don Hilario espera que el próximo año haya más gente interesada para que esta tradición no se pierda y sean los mismos niños los que aprendan y quieran seguirla conservando y fortaleciendo, pues son actividades muy importantes y que se quedan en su memoria y corazón.

“Ojalá que así como nos mueve una enorme fe, esa que nos compartió mi papá y muchos hombres que lo apoyaron, las nuevas generaciones se interesen y mantengan viva la fiesta en honor al Santo Patrono de Huajuapan, San Juan Bautista”, esperó.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.