El nuevo rostro del MUREH

NATHALIE GÓMEZ/@nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- El Museo Regional de Huajuapan (MUREH) estrenó la remodelación que se realizó en los meses recientes, resultado del proyecto de reestructuración que presentó el patronato del mismo, tras la gestión hecha por el diputado federal Luis de León Martínez Sánchez, que tiene en la fachada principal la obra Una noche a las once del pintor José Luis García, y trabajos con elementos característicos de la región por la labor del arquitecto Juan José Santibáñez.

A pesar de la carencia de recursos económicos, refirió el presidente del patronato del MUREH, Manuel Barragán Rojas, se logró tener un museo modesto pero digno, y fue así como el 19 de diciembre de 1998 se inaugura el MUREH y abre sus puertas al público el 19 de enero de 1999.

“En estas condiciones, se proporcionaron los servicios al público, sin embargo, en la época de lluvia se inundaba, para que los visitantes pudieran pasar a las salas, poníamos unos tabicones y tablones, el acceso al museo era riesgoso”, dijo.

Posteriormente se planteó el proyecto a las autoridades y en la administración del edil Bernardo Barragán Salazar y al gobernador José Murat, con el apoyo de ambos, se construyó la fachada, la tienda de artesanías, el corredor del primer patio, el auditorio, el espacio para exponer piezas arqueológicas, entre otros, que se inauguraron el 16 de diciembre del 2001.

A partir de esa fecha, se le dio mantenimiento a las instalaciones para conservarlas en buen estado y en enero de 2012, en el marco de la celebración del décimo tercer aniversario del Museo, se inauguró el taller de gráfica del MUREH, Juan Alcázar; con él se propicia la formación de niños y jóvenes en esta expresión de la plástica.

Centro cultural de gran importancia

Desde el inicio de su gestión, el patronato concibió al museo como un centro de cultura en el sentido más amplio de este concepto, por lo cual, fue enriqueciendo la gama actividades que coadyuvan a incrementar el acervo cultural de la población.

En 1998 el discurso museográfico se montó en un 95 por ciento con material que consiguió el patronato en diferentes instituciones.

Ha recuperado cerca de 700 piezas arqueológicas de la población, que están registradas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y se encuentran en la bodega, que no se pueden exhibir por falta de espacio.

En el año 2015, en el libro de visitas se registraron 766 alumnos, 909 personas y 515 familias, con lo cual suman 2 mil 190 visitantes; se atendieron 55 visitas guiadas, en las cuales participaron 2 mil 372 alumnos, 141 profesores y 133 padres de familia; se realizaron 55 eventos, por lo que en el año 2015, asistieron al MUREH, 9 mil 064 personas.

En 17 años de servicio, 64 mil 853 personas han visitado al MUREH, registradas en el libro de visitas, de las cuales, la mayor cantidad son habitantes de 31 localidades de Huajuapan, distribuidas entre colonias y agencias.

Por otro lado, han acudido de 75 poblaciones del estado de Oaxaca, de las cuales 56 pertenecen a la región lo que significa que se está cumpliendo con el objetivo de servir principalmente a Huajuapan, en segundo a la Mixteca y en tercero, a la entidad federativa. Han acudido de 29 estados de la República y de 10 países del mundo.

“Así, el patronato ha venido cumpliendo la encomienda que le hizo al honorable cabildo en diciembre de 1997, en un proyecto cultural cada vez más amplio y que se ha venido enriqueciendo”, manifestó.

Buscan recursos para aplicación de proyecto

Este 2016, el MUREH tiene un nuevo rostro, ahora cuenta también con la planta alta, donde anteriormente se encontraba la biblioteca, con lo que se brindarán más servicios que permitirán enriquecer el acervo cultural de la población.

Para alcanzar estos objetivos, el patronato realizó el proyecto de restauración del MUREH que contiene las áreas existentes, las funciones de cada una de ellas y las necesidades que deben atenderse.

Barragán Rojas expresó que dichas áreas son las que corresponden a exposiciones temporales, arqueología, etnografía e historia, pero hace falta atender más espacios.

Pretenden crear una sala que albergue la exposición interactiva con Quinet, una aplicación multimedia que permita la apreciación de las piezas del MUREH en tercera dimensión, cada una con la información correspondiente que permita la interacción con la persona que la ve.

También se propone la creación de una sala para la exhibición de códices y mapas de la Mixteca, porque la región posee manuscritos pictóricos que permitirían conocer y reconstruir las historias y enseñanzas sobre la edificación, aspectos técnicos y místicos de la región y la nación Ñuu Savi, piezas que actualmente se encuentran en la Ciudad de México, en el extranjero y otras en poblaciones mixtecas.

Por ello, el presidente del patronato pidió a las autoridades, su apoyo para gestionar los recursos económicos para su ejecución, siendo 5 millones de pesos el monto requerido, que esperó, se puedan lograr en beneficio de la cultura de Huajuapan y la Mixteca.

Luis de León Martínez Sánchez, diputado federal que gestionó los recursos para la remodelación del museo, informó que ya entregaron el proyecto en la comisión de cultura por los cinco millones “esperando que sean aprobados, y si no, lo que se consiga está bien aunque continuaríamos con la gestión”.

“Es un museo que no nada más alberga al público de Huajuapan, es un espacio para toda la región y que ha recibido visitas incluso del extranjero, por la importancia que tiene la región y la cultura Mixteca, la segunda más importante después de los zapotecos, y es algo de lo que nos sentimos orgullosos”, señaló.

La importancia del lugar que alberga al MUREH

En el año 1890 en la calle Miguel Negrete, hoy calle Nuyoo #15, yace el edificio que anteriormente se levantó en este lugar con funciones religiosas, militares (desde 1903), educativas y culturales (actualmente).

El pintor José Luis García embelleció la fachada con su obra Una noche a las once, luego de haber realizado un trabajo de investigación y de campo para plasmar los hechos que antecedieron en este espacio, cuyas fuentes fueron académicas, oficiales y testimoniales, además de consultar el Archivo Judicial de Oaxaca.

Fue así como refiere que desde 1890 se tiene registrado el uso de este espacio, en 1903 se funda el Colegio Carmelitano de San José, de la comunidad religiosa de hermanas Terciarias Enclaustradas del Carmen, quienes daban atención médica a los enfermos del Hospital San Vicente de Paul, e internado de señoritas.

Funcionó de esta forma hasta finales de los años veinte, viviendo éstas las consecuencias del movimiento cristero, expone el artista en la descripción de su obra,

De 1930 hasta 1962, se instala el cuartel militar con un pelotón de 11 elementos del 18 Batallón de la 28ª. Zona Militar, y una noche a las once del 17 de noviembre de 1962, se lleva a cabo el asalto al cuartel, por un grupo de la población.

Con la consigna “Cristianismo sí, comunismo no”, respondieron al contexto político, social y religioso de esa época en el país.

Después de estos sucesos, el espacio permaneció desocupado hasta 1964 que funciona como escuelas provisionales, la Valentín Gómez Farías y la Coronel Valerio Trujano, mientras eran construidas sus aulas, años después, funcionó como estacionamiento municipal y estuvo en el abandono.

En 1998, el arquitecto Juan José Santibáñez se encargó de la construcción y este año es restaurada por el mismo creador, quien invitó al artista que plasmó con la técnica al fresco, Una noche a las once, en la que se puede encontrar el uso de las lenguas mixteca, latín y español.