Hoy celebran a San Francisco de Sales y a periodistas

NATHALIE GÓMEZ

Huajuapan de León, Oax.- Con una celebración eucarística que se llevará a cabo en la iglesia de Catedral, una calenda al término de la misma y una cena, las y los periodistas festejarán hoy su día y a su patrono, San Francisco de Sales.

Como cada año, son mayordomías las que se encargan de organizar las actividades a realizarse el 24 de enero en honor a San Francisco de Sales, quien se caracterizara por diversas acciones en favor de la comunicación, lo que llevó a que la Iglesia católica lo nombrara Patrono de los periodistas.

Este año, la organización está a cargo de Lesli Aguilar, Paola Ituarte Contreras y el presbítero Sergio Ramón Sánchez, encargado de los medios de comunicación de la Diócesis de Huajuapan.

Durante un año, las y los integrantes de la mayordomía, elegidos el 24 de enero del 2016, se prepararon para que este año se lleve a cabo el festejo que iniciará con una misa a las 19:00 horas en la iglesia Catedral, donde se encuentra la imagen del patrono.

Ahí, en la misa concelebrada, el obispo de la Diócesis de Huajuapan, Teodoro Enrique Pino Miranda, emite su mensaje a las y los periodistas, mismo que en la Diócesis de Hermosillo, Sonora, había participado intensamente en el rubro de la comunicación.

Fue Pino Miranda quien impulsó esta celebración en Huajuapan y con la idea de incluir a la Mixteca y otras regiones, con la finalidad de unir a la prensa escrita, la radio, la televisión y otros instrumentos de comunicación.

“Si en algunas comunidades o parroquias celebran a los santos un día en específico, consideramos que el 24 de enero sería el día más conveniente para celebrar a los periodistas” dijo el obispo.

A pesar de que hace 11 años inició esta celebración como un evento privado, hoy en día el obispo exhorta a las y los periodistas a hacerlo de forma pública y que la sociedad sea partícipe de este evento que significa mucho para el gremio, porque intenta unir, fortalecer, recordar la responsabilidad que se tiene con la comunidad.

Como cada año, los integrantes del gremio tienen la intención de innovar en la celebración por lo que este 2017, la mayordomía ha organizado una calenda que se llevará a cabo al término de la misa, desde el atrio de la catedral, y partirá por la calle Morelos hasta llegar al auditorio que se encuentra a un costado de la parroquia de la Virgen de Guadalupe.

Ahí, el gremio va a compartir los alimentos que los mayordomos prepararon, se entregan reconocimientos y algunos presentes.

Con respecto a la celebración, el obispo ha afirmado que ésta no se realiza exclusivamente como una iniciativa de la Iglesia, sino porque “es una oportunidad de juntarnos todos los que trabajamos de campo en la comunicación; si soy o no católico, eso pasa a un segundo plano, la puerta está abierta para todos”, dijo.

Promover los valores de San Francisco de Sales, el reto

Pino Miranda expresó que el reto que tienen las y los periodistas es “promover los valores que debemos vivir, tenemos que testimoniar ante los demás, vamos a trabajar todos en ese espíritu aunque una de las cosas que más cuesta entre los comunicadores es el trabajo de equipo”, afirmó.

Añadió que “no hay trabajo periodístico si no hay un trabajo en equipo en el ámbito de la comunicación, y los integrantes del equipo deben tener una sensibilidad muy grande, de respeto al otro, de vida solidaria, de saber que cada quien en su debido tiempo está cumpliendo con una misión”.

La Iglesia invita a quienes trabajan en el ámbito de la comunicación para que también “hagan partícipe a su familia en la oración, que sepan qué es lo que está haciendo en su trabajo, entrelazar mayores lazos de unión porque trabajamos en el mismo campo, tenemos la misión de comunicar, debemos ser solidarios”.

Destacó que la solidaridad debe existir ya que “decir la verdad siempre será motivo para que otro se violente y quiera callar esa voz, no sólo aquellos profetas, como nosotros lo vemos en la Iglesia han sido mártires, sino también hay mártires fuera de ese profetismo de la Iglesia,  que lo son dentro de una sociedad”, manifestó.

El obispo consideró que Dios de alguna manera se vale de los y las periodistas siempre y cuando se busque que cambien las cosas, es decir, “que no sea profeta para sí mismo, sino profeta para bien de la sociedad”.

Lamentó que seguirá habiendo violencia contra los comunicadores que luchen por la verdad, aunque los exhortó a ser valientes y decir la verdad para corregir lo que está mal.

El patrono de los periodistas

San Francisco nació en el castillo de Sales, en Saboya, el 21 de agosto de 1567 y fue bautizado con el nombre de Francisco Buenaventura. Cuando creció, se enfrentó a uno de los retos más importantes de su vida.

De acuerdo a la literatura de la iglesia católica, las condiciones religiosas de los habitantes del Chablais, en la costa sur del lago de Ginebra, eran deplorables debido a los constantes ataques de los ejércitos protestantes, y el duque de Saboya rogó al Obispo Claudio de Granier que mandase algunos misioneros a evangelizar de nuevo la región.

El Obispo envió a un sacerdote de Thonon, capital del Chablais; pero sus intentos fracasaron. El enviado tuvo que retirarse muy pronto.

Entonces el Obispo presentó el asunto a la consideración de su capítulo, sin ocultar sus dificultades y peligros. De todos los presentes, Francisco fue quien mejor comprendió la gravedad del problema, y se ofreció a desempeñar ese duro trabajo.

Francisco emprendió el viaje el 14 de septiembre de 1594, día de La Santa Cruz, acompañado por su primo, el canónigo Luis de Sales, a la reconquista del Chablais.

El gobernador de la provincia se había hecho fuerte con un grupo de soldados en el castillo de Allinges, donde los dos misioneros tuvieron que luchar para no ser sorprendidos; en Thonon había pocos católicos, calculan que alrededor de 20, pero por el miedo estos no podían expresar abiertamente sus creencias.

Francisco entró en contacto con ellos y los exhortó a perseverar valientemente. Los misioneros predicaban todos los días en Thonon, y poco a poco, fueron extendiendo sus fuerzas a las regiones circundantes.

San Francisco hacía todos los intentos para tocar los corazones y las mentes del pueblo y comenzó a escribir una serie de panfletos en los que exponía la doctrina de la Iglesia y refutaba la de los calvinistas.

Inicia su carrera de escritor

El esfuerzo era grande ya que aquellos escritos, redactados en plena batalla que el santo hacía copiar a mano por los fieles para distribuirlos, formarían más tarde el volumen de las “controversias”.

Fue así como empezó la carrera de escritor de San Francisco de Sales, mientras que poco a poco el auditorio de sus sermones en Thonon fue más numeroso, al tiempo que los panfletos hacían efecto en el pueblo.

Francisco era admirado por su paciencia en las dificultades y persecuciones, que aunado a sus sermones, el número de conversiones empezó a aumentar y llegó a formarse una corriente continua de apostatas que volvían a reconciliarse con la Iglesia.

Cuando el Obispo Granier fue a visitar la misión, 3 o 4 años más tarde, los frutos de la abnegación y celo de San Francisco de Sales eran visibles.

Por esta labor, San Francisco fue beatificado por el Papa Alejandro VII en el 1661, y el mismo Papa lo canonizó en el 1665, a los 43 años de su muerte.