¡SE LOS DIJE: SIGUE LA PURGA DE PERIODISTAS! ✍ / #Opinión de @RicardoAlemanMx

Por:  Ricardo Alemán

La historia que hoy vive Carlos Loret la viví, en primera persona, los primeros días de mayo de 2018, cuando era inevitable que el ganador de la contienda presidencial sería López Obrador.

Entonces, un casi desempleado Julio Hernández fue el Mastín de la jauría lopista utilizado para inventar una supuesta amenaza de muerte, dizque de mi parte, contra López Obrador.

En distintos espacios –y el tiempo implacable–, confirmamos que López Obrador gastó millones de pesos para llevar a tendencia mundial la supuesta amenaza contra el candidato presidencial de Morena.

Hoy, Julio Hernández –el Mastín que encabeza la jauría lopista–, es el aplaudidor de Obradormejor pagado; el sicario al que la historia colocará como el responsable de la muerte de la libertad de expresión.

Y hoy, curiosamente Televisa también se deshace de los servicios de Carlos Loret y confirma lo que dijimos el 10 de mayo de 2018 cuando también por solicitud de AMLO, nos despedimos de Milenio.

Pero vamos por partes.

¿Por qué sale Loret de Mola de Televisa?

Las razones son las mismas que expusimos en mayo de 2018.

Es decir, Ricardo Alemán era incómodo para la televisora de Chapultepec 18 y para todos los medios donde trabajaba, porque era el mayor crítico del candidato López Obrador.

Hoy, Loret de Mola era incómodo para la televisora de Chapultepec 18 –y pronto podría ser echado de otros medios–, porque es uno de los mayores críticos del presidente López Obrador.

¡Claro, podrá continuar trabajando si acepta negociar y doblar las manos ante el gobierno de Obrador!

Esa segunda historia –la del desempleo y la supervivencia–, también la viví en primera persona.

Uno de los políticos más cercanos al gobierno de Obrador y al propio presidente me propuso una tregua. Insistió desde los tiempos del presidente electo y aún en la etapa de presidente constitucional, de AMLO.

“Sólo necesitamos una foto tuya, una imagen entrando a la casa de transición y es todo; se perdona todo lo pasado”, dijo en un primer momento. “Si le bajas a la crítica y apoyas al presidente, olvidamos todo”, dijo el personero presidencial en el segundo intento.

Mi respuesta fue la misma en los dos momentos y, hoy, sigue siendo la misma. “¡No… por ningún motivo aceptaré la censura oficial!”

Y la respuesta del gobierno de AMLO también fue tajante, además de inconstitucional.

Y es que el presidente López Obrador mandó el mensaje claro y directo a cuatro empresas interesadas en contratar el Itinerario Político de Ricardo Alemán: “si contratan a Ricardo Alemán tendrán problemas con el presidente”.

López Obrador violó mi derecho constitucional al trabajo, además de confirmar que es un dictador.

Hoy, Televisa y Carlos Loret llegaron a un acuerdo civilizado, igual que el acuerdo civilizado al que Ricardo Alemán llegó con Televisa.

Carlos Loret se va porque Televisa no tendrá un peso de publicidad oficial si mantiene a Loret de Mola al frente del informativo matutino. Así de simple y así de claro.

Y también por eso, hoy reiteramos lo que dijimos aquel 10 de mayo de 2018; las empresas, todas, tienen derecho de trabajar con los empleados que les plazca y les convenga. Y, a su vez, los empleados tienen el derecho de decir adiós, “incluso para defender los intereses de la empresa que los contrataba”.

Pero aquel 10 de mayor de 2018 también dijimos lo siguiente; ideas y razones que siguen vigentes.

“La tarde de ayer (9 de mayo), luego de una larga plática con directivos de Milenio, tome la decisión de poner fin a la colaboración diaria, el Itinerario Político, en ésta casa editorial.

“La razón, precisamente la lealtad a mis principios, mis ideas y opiniones y, en igual medida, a la gratitud y la hospitalidad de una familia de bien, los González.

“Y es que luego del linchamiento orquestado en mi contra para tratar de aniquilar a una voz crítica y, en general, del ataque a libertades fundamentales para la democracia mexicana –como la de expresión, a disentir y criticar–, concluí que mi permanencia en Milenio resultaba dañina para la casa que me abrió la puerta.

“Como saben, dos palabras –“Les hablan”–, fueron sacadas de contexto, manipuladas para crear y hacer crecer la perversión de que se trató de una incitación a la violencia. El maniqueísmo de las redes convirtió a esas dos palabras en una tendencia mundial. Decir “Les hablan”, según el maniqueísmo de las redes –y de quienes orquestaron el linchamiento mediante millones de pesos–, es invitar a un atentado contra un candidato presidencial.

“Detrás del linchamiento está la mano de Morena –lo hemos probado–, el partido más interesado en callar nuestra voz y la de todos aquellos que han advertido sobre el peligro que significa para la democracia la eventual llegada al poder de Morena.

“Lo preocupante del caso es que los incitadores al linchamiento en mi contra, son los mismos que se dicen de izquierda; aquellos que en los años 60, 70 y 80 cuestionaban –por ejemplo–, el golpe a Excélsior, a El Día; los que gritaban contra la “prensa vendida”; los que acusaban a los gobiernos de Díaz OrdazEcheverría y López Portillo, de represores, censores y violadores de la libertad de expresión, del derecho a disentir y a criticar.

“Y es que aquellos que lincharon a Ricardo Alemán, que pidieron su cabeza en la plaza pública, que a tuitazos exigieron su despido de Televisa, de Canal 11 y de Milenio, son los modernos Torquemada, los nuevos Díaz Ordaz, la versión moderna de Luis Echeverría

“En el fondo, los que lincharon a Ricardo Alemán le avisan a todos los mexicanos lo que será el trato con los críticos en un gobierno de Morena; el que se atreva a disentir será linchado. Y desde hoy muchos ya les temen.

“Pero hoy pueden presionar para que Ricardo Alemán sea despedido de todos los medios posibles, pero en el fondo van contra las libertades fundamentales de todos los ciudadanos. No callan a Ricardo Alemán –al que no callarán–; cancelas las libertades y la democracia mexicana toda.

Y si hoy nos difamaron y calumniaron, si fueron capaces de un montaje monstruoso como el que hizo recular a Televisa y puso en peligro la marcha de Milenio –por las presiones de dentro y fuera–, mañana será cualquier otro crítico de Morena y pasado mañana será tal o cual medio, empresa o institución mediática. Las experiencias cubana y venezolana, entre otras, nada han enseñado.

Hoy habrá fiesta en Morena, festejarán que Ricardo Alemán pierde otro espacio gracias a su exitoso linchamiento, gracias a que desde el alba empezó la persecución de los críticos y la aniquilación de la crítica.

Y habrá fiesta en redacciones y entre colegas que brindarán por la victoria del odio y la intriga en los polarizados tiempos electorales.

¡Que siga la fiesta…! ¡Total, los carniceros de hoy serán las reses de mañana!

Al tiempo”. Hasta aquí la cita.

Y sí, lapidario, el tiempo me dio la razón.

Se los dije, Obrador es un dictador.

Print Friendly, PDF & Email
error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.