• Vie. Jul 30th, 2021

Daños por sismo, oportunidad para descubrir nuestra historia: JJSG

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- “Lo que aconteció en la Mixteca tras el sismo del 19 de septiembre es una oportunidad de descubrir parte de nuestra historia, las bondades de nuestras construcciones, donde las nuevas generaciones pueden aprender porque desgraciadamente el devenir es tan devastador comercialmente, que nos va negando todo, esto es una oportunidad para las casas y para la sociedad misma, rescatando lo hermosísimo por ejemplo, el tequio, uno de los valores más importantes”.

Así lo manifestó Juan José Santibáñez García, arquitecto, quien dirige, coordinadamente con el artista José Luis García, la restauración de 30 viviendas de Huajuapan, 30 de Mariscala de Juárez, cinco de Tezoatlán de Segura y Luna, entre otras que hacen un total de 99.

Esto será con el apoyo de la fundación Alfredo Harp Helú, pero buscan también el fortalecimiento del tequio, que las y los jóvenes puedan apoyar en lo que esté en sus posibilidades y que sumando esfuerzos, el número de casas se puede ampliar a alrededor de 150 o un poco más.

Una vez establecidos los convenios con las presidencias se iniciarán los trabajos de rescate de las arquitecturas más antiguas de Huajuapan y más locales, pues encierran un sin número de valores económicos, sociales, históricos, familiares, que hablan de mucha verdad y conocimiento con respecto al entorno.

“Es muy importante que un pueblo tenga el aprendizaje de sus abuelos porque si no aprendemos de la historia, estamos condenados a repetir los errores, ya que la sabiduría no solamente está en los libros, está en los muros, las comidas, las maneras de vestir, en las tradiciones, los espacios”, consideró.

“Imagínense que una abuela se rompió la pierna y digamos, ya no sirve así que vamos a matarla, eso no se puede hacer, lo mismo pasa con las casas, aún con los daños que presentaron tras el sismo se les debe recuperar, es exactamente lo mismo”, explicó Santibáñez García.

Abundó: “En cada casa, se usó tierra, cal, piedra, madera, tejamanil, todo producido acá en la región y que ya está desapareciendo pues por desgracia el comercio es tan poderoso que nos hace creer que lo que viene de fuera es lo mejor y tristemente nos ha empobrecido culturalmente, porque ya no pensamos por nosotros mismos, sino pensamos como nos han venido a decir cómo hacer las cosas”.

También consideró que eso ha afectado gravemente la economía local debido a que “las tiendas enormes vienen y nos venden sus productos, y estamos dejando de lado a quienes hacían por ejemplo, zapatos, huaraches, sombreros, y ya se está perdiendo, por eso la economía local se va diseminando”.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat