• Lun. Sep 27th, 2021

Incongruentes a más no poder

Jul 4, 2016

Las otras verdades / Eduardo Cruz Silva

Si el magisterio oaxaqueño, que supuestamente ataca a empresas transnacionales envuelto en una bandera de falso nacionalismo verdaderamente fuera congruente, empezaría por no comprar autos, ninguna empresa fabrica autos con tecnología nacional. Dejarían de usar relojes, televisores, aparatos de sonido, lavadoras, refrigeradores, etcétera, no hay marcas mexicanas.

Usarían pantalones de manta, pues la mayoría de los que usan son marcas extranjeras; huaraches en lugar de su calzado deportivo Nike o Adidas, Mandar al diablo sus tarjeta de crédito que pertenecen a Visa o Master Card, realizar sus compras en tianguis y mercados pues el 6O por ciento de ellas las realizan en tiendas departamentales de la empresa Walmart.

Solamente escucharían música producida con tambores, flautas o caracoles, el resto se produce con instrumentos de origen extranjero y por esas malditas compañías discográficas como Sony, Universal, Warner, etcétera.

También dejarían de ir al cine o comprar películas (piratas) el 99 por ciento de lo que se exhibe y vende viene de empresas radicadas en el extranjero especialmente de EU. El país que es la encarnación del mal para los chairos, representación del estado burgués, el capitalismo endemoniado y la decadencia moral.

En sus agradables y pintorescos plantones, bloqueos y marchas dejarían de usar, sombrillas, gorras, tiendas de campaña, lonas y colchones inflables, para usar solamente sombreros de palma, láminas de cartón y petates. ¡Por favor revisen las etiquetas!, son importadas y contribuyen a la fuga de divisas.

Tomarían agua natural en lugar de sodas de la empresa Coca-Cola o Pepsi. Dejarían de comprar teléfonos celulares y menos usarían los servicios de Twitter, facebook o whatsaap son servicios de empresas del imperialismo gringo por si no sabían. En fin, si seguimos casi quedarían en pelotas.

Eso es lo que debería de observar el magisterio, que nos falta mucho para ser un país plenamente desarrollado con tecnología propia y alcanzar otros estadios de bienestar. Para que eso ocurra, la educación es la punta de lanza. Con la clase de maestros que tenemos en Oaxaca, eso se ve casi imposible de lograr, mientras siga existiendo la Sección 22 y sus muy, pero muy particulares intereses.

 

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat