La medalla Gral. Antonio de León, a la Sra. Guillermina

Por Horacio Corro Espinosa

En la segunda semana de este mes de septiembre, recibió la señora Guillermina González García, la medalla General Antonio de León, en sesión solemne de Cabildo.

Cada que alguien va a recibir alguna distinción siempre sale los “peros” en algunas personas. En el caso de Guillermina González, creo que no respondió así la ciudadanía.

En lo personal, cuando me enteré de ese reconocimiento, creí que no lo recogería solo ella, sino su papá también, don Ramón González Pérez, de grata memoria.

Guillermina tiene mucho de don Ramón. Ella tiene mucho de esa personalidad que la predispone a ser como es, pero, además, fue su entorno lo que la llevó a ser lo que es.

En agosto de 1994, don Ramón, me dio la oportunidad de entrevistarlo, sin grabadora y sin pluma, después de que el Club rotario de Huajuapan, le entregó un reconocimiento, mismo que él calificó de poca importancia.

Me aseguró que la distinción que le dieron no la entendía, pues, me aseguró que todos tenemos la obligación de ayudar a nuestros semejantes.

Al pensar un poco en aquella entrevista que le hice a Don Ramón hace 25 años, y ver hoy a su hija Guillermina, no encuentro mucha diferencia entre ambos. La hija sigue siendo la prolongación de su papá, porque ella siempre está dispuesta a ayudar desinteresadamente. Es una persona que transpira su filantropía.

Sí González García ha apoyado a diversas instituciones civiles, religiosas, educativas y culturales, su papá también lo hizo en su momento. Es por eso que se me hace como si fueran la misma persona.

Don Ramón me dijo en aquella entrevista, no sé si en tono de regaño o de molestia: debes entrevistar a los que verdaderamente han hecho mucho por Huajuapan, y que, curiosamente, casi todos desconocen. “Ve con el señor Juan Campo, quien no es huajuapeño ni oaxaqueño sino del Estado de Morelos, y a pesar de eso, ha hecho la Casa hogar de los niños del Ángel, y a la fecha sigue preocupándose por ese lugar. Yo, agregó don Ramón, más que ayudar he dado limosnas.”

Así como acude la gente con doña Guillermina a conseguir algún apoyo para las fiestas religiosas, o centros educativos, etcétera, y casi siempre está dispuesta a hacerlo, lo mismo sucedía con su papá, a quien hasta la fecha muchos lo recordamos en la mixteca.

¿Saben una cosa?, tampoco don Ramón era de Huajuapan, era de Puebla. Él llegó aquí cuando andaba rondando los 30 años. Era agente viajero y su ruta comprendía Oaxaca Chiapas y el sur de Veracruz. En uno de tantos viajes que hizo por aquí ofreciendo sardinas y vinos, conoció a la señorita Guillermina García, mamá de la que recibió la medalla General Antonio de León.

Perdón por haber hecho estas referencias, cuando la imagen central debe ser la galardonada, la señora Guillermina González García, pero me imagino que el papá se siente muy contento, muy honrado de que su hija continuara su camino sin falsas poses, y con la generosidad a nuestros semejantes, como él decía.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

 

Print Friendly, PDF & Email
error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.