• Vie. Dic 3rd, 2021

Matar, también es un modo de vivir, confiesa Jorge Ángel mientras enseña a sus hijos de 3 y 7 años a sobrevivir de una tradición

  • Tiene 27 años y lleva 20 años participando de la matanza de chivos para el mole de caderas
  • Mientras unos degustan del platillo de la gastronomía mixteca, 200 familias esperan estas fechas para llevar un taco a su hogar

Pedro Matías

Santa María Xochixtlapilco, Oaxaca (pagina3.mx).- Matar, también es un modo de vivir. Llegó la hora. Jorge Ángel afila cinco cuchillos. Cinthia se alista para descuartizar. Alexis y Tadeo, uno de siete y el otro de apenas tres años de edad, colaboran porque ya están familiarizados con la muerte.

Mientras, afuera, muchos esperan este anhelado acontecimiento o tradición: La matanza de chivos.

Unos para degustar con las cocineras tradicionales o restaurantes de Huajuapan de León el mole de caderas, cuyos costos van desde los 380, a los 500 o hasta 800 pesos y otros para llevar un sustento a su hogar durante un mes.

Aquí, en la Hacienda El Rosario de la familia Maza Santibáñez, se respira una extraña sensación.

Por un lado existe la polémica debido al sacrificio masivo del ganado cabrío para mantener viva la gastronomía mixteca del mole de caderas, pero también se ha convertido es una fuente de empleo para mas de 200 familias donde se benefician los vendedores del ganado cabrío, los que rentan sus montes y los que realizan el pastoreo y la matanza.

Siga leyendo en https://pagina3.mx/2021/10/matar-tambien-es-un-modo-de-vivir-confiesa-jorge-angel-mientras-ensena-a-sus-hijos-de-3-y-7-anos-a-sobrevivir-de-una-tradicion/

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat