• Jue. Sep 23rd, 2021

#OPINIÓN de @horaciocorro || Esto es no querer a Huajolotitlán

Por: Horacio Corro Espinosa

Un amigo me decía que, muchas veces le sorprende la forma en que se dan las noticias, sin emoción, como si fuera algo normal. Y la verdad, después de escuchar estas palabras, uno las aprueba. Parece que todos los habitantes de nuestro país estamos anestesiados, insensibilizados, porque cada día que nos enteramos de alguna mala noticia, la tomamos como información común, pues los sucesos de violencia y crueldad se dan todos los días.

Una noticia de este tipo, la escuchamos, al ratito la ignoramos, y luego la olvidamos, o cuando no, alabamos el hecho, se dan casos.

El Covid, por ejemplo, va en aumento, y a pocos parece importarles. Parece que hasta que hay un caso de muerte en la familia, se comienza a respetar al virus, y se comienza a usar el cubrebocas y a lavarse las manos, etcétera.

A pesar de que entramos en semáforo naranja, al presidente municipal de Huajolotitlán, José Luis Ramírez Alverdín, se le ocurrió autorizarle un baile a su protegida, la señora Sarahú Peñaloza López, para el día de ayer 23 de julio. Sin embargo, este presidente, giró un oficio a la Iglesia Católica para decirle que estaba prohibido realizar cualquier actividad religiosa.

Así de incongruente es este presidente. Hasta el cierre de esta columna, 10:00 de la noche, la monumental carpa para el baile, Lucía prácticamente desierta, pues el anuncio dice que a partir de las 4:00 de la tarde daba inicio el pachangón allá en Huajolotitlán.

Es probable que más noche comience a llegar la gente. Sin embargo, el presidente le prometió a algunas personas de la población, que giraría un oficio a la Guardia Nacional para que fuera a cancelar dicho baile. Lo cierto es que nunca solicitó nada.

Autorizar un baile en plena pandemia es abrirle las puertas a la muerte. Sin embargo, mucha gente no ve lo peligroso que puede resultar cualquier aglomeración.

El haber permitido un baile, fue un atentado contra la sociedad. Desde luego que la gente puede asistir o no a dicho lugar, pero a la autoridad, a Ramírez Alverdín, le corresponde proteger y cuidar a su pueblo.

Con las acciones que emprende este presidente, parece como si viera a Huajolotitlán como su peor enemigo.

Aquí va otro ejemplo. El 6 de julio, éste presidente, envía un oficio al encargado de la oficina regional de la Secretaría de movilidad, para notificarle que integrantes del ayuntamiento, y los integrantes de los servicios de transporte público de pasaje y carga de Huajolotitlán, solicitan el incremento del pasaje de 7 a 10 pesos.

La constitución dice que todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste, pero Alverdín entiende lo contrario: estrangula económicamente a su pueblo, con el incremento al transporte de pasaje, y eso significa el 42.85 %. Esta cantidad superior es la que debe desembolsar la gente que quiera transportarse de Huajolotitlán a Huajuapan, o viceversa.

Esto no es más que un odio a su pueblo, al que se supone debe defender. Además, aquí hay abuso de autoridad, pues él no tiene ninguna autoridad para incrementar el alza del pasaje.

Éstas dos acciones, el baile y el incremento al precio del transporte, significa que en realidad no quiere al pueblo que representa.

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat