• Jue. Sep 23rd, 2021

Rescatan plantas en peligro de extinción hallas en la Mixteca

Ago 8, 2016

Saúl Salazar/@SalazarBalbuena

SAN PEDRO NOPALA, Oaxaca.- En el municipio de San Pedro Nopala, sobrevive un invernadero, único en la región Mixteca, que rescata plantas en peligro de extinción; dos hombres son los encargados de cultivar y propagar la conservación de cuatro especies del genero Echeveria, de la familia Crassulaceae.

A las plantas Longissima, Unlii, Setoza y Derenbergui, del género Echeveria, los habitantes de esa población las veían como alimento para los chivos y vacas; además, también desconocían que estaban en peligro de extinción y que eran afortunados de contar con ellas por el clima y tipo de suelo.
El hallazgo

En el año 2013, a través del programa Proyecto Mixteca, biólogos y otros especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), después de realizar recorridos y estudios, descubrieron que contaban de manera escasa con este tipo de vegetales.
Los biólogos le hicieron saber a las autoridades lo que habían descubierto, quienes convocaron a una asamblea con todo el pueblo, para explicarles cómo podían seguir conservando dichas plantas, a través de un proyecto que le llamaron Vivero de conservación de las plantas siemprevivas,  el cual fue aceptado, pues era redituable y su principal objetivo era rescatarlas.

Capacitan a cuidadores

Durante esa reunión fueron elegidos para encabezar el proyecto, como presidente Javier Morales Cruz y tesorero Ezequiel Cruz Gómez, quienes tuvieron que dejar sus labores de agricultura, y a partir de octubre del mismo año, empezaron a recibir capacitación.

En la enseñanza supieron identificar las plantas madres, además de que se comprometieron  a regresarlas a su hábitat, una vez que utilizaran sus semillas, de igual forma a cuidar y seguir conservándolas.

Para iniciar con la tarea que ahora les había encomendado el pueblo, una vez construido el vivero, lo primero que hicieron fue acudir al monte por las plantas madres, además de identificar las zonas, para que fueran resguardadas por la autoridad municipal.

Después de adaptarlas, pues aseguran que son muy dóciles, empezaron a  limpiar sus frutos, para poder extraer las semillas, mismas que desinfectaron; enseguida las plantaron con agua suficiente, además de protegerlas de alguna plaga con  insecticidas no tóxicos o naturales.

La planta, al tener un tamaño de aproximadamente tres centímetros, se extrae una por una, para enseguida trasplantarla a charolas, donde las dejan crecer por alrededor de un año y finalmente las plantan en macetas de manera individual, para su venta.
De igual forma, las hojas, que a veces se caen o son rescatadas por una plaga, son utilizadas como semillas para obtener más plantas, asegurando que el proceso para que crezcan es un poco más tardado.
Rescatan2

Buscan otras especies

Javier Morales Cruz, quien funge como presidente del vivero, asegura que reciben un pago significativo por el trabajo que realizan, y que ahora el tiempo que les sobra, pues al inicio les hacía falta, lo utilizan para realizar otras actividades en su hogar o en el campo.

“Aparte de las que están en peligro de extinción, también se producen otras especies de la Echeveria como: peacockii, pulvinata, purpusorum, entre otras”, reveló.

Señaló que algunas personas que conocen el vivero, han llegado para pedirles que les hagan arreglos utilizando las plantas, algo similar a los de las flores, para algún evento familiar o especial.

Así también, que ha sido contemplado para un proyecto similar, pero ahora en  el municipio de Asunción Cuyotepeji, donde buscarán ese tipo u otras plantas que estén en peligro de extinción para rescatarlas; “creo que esa es una de las recompensas por el trabajo que he realizado durante estos tres años”, reiteró.

Comercialización

El tesorero Ezequiel Cruz Gómez indicó que producen alrededor de 800 plantas, siendo las de mayor venta la Longissima y Derenbergui, las cuales son comercializadas y sus principales compradores son de las ciudades de Oaxaca de Juárez y Cuernavaca, Morelos.
Agregó que el precio de una planta varía; la más cara es de 10 pesos y el recurso obtenido por la venta es entregado a la Tesorería Municipal, quien lo ha utilizado  para obras de infraestructura y demás en beneficio a la comunidad, de lo cual se informa en una asamblea a la población.

“En unos días, en una asamblea que realizará la autoridad, se elegirán a las nuevas personas que se quedarán al frente del vivero, pues nosotros ya vamos de salida; pero cuando nos necesiten, nosotros los ayudaremos con gusto, pues sabes cómo se sufre al no tener mucho conocimiento del trato y cuidado que se les debe de dar a las plantas, pues son como un hijo más”, concluyó el tesorero.

San Pedro Nopala

Este municipio cuenta con alrededor de 580 habitantes, pertenece al distrito de Teposcolula, en la región Mixteca. Está ubicado entre las poblaciones de Teotongo, La Trinidad Vista Hermosa, Santa Magdalena Jicotlán, San Francisco Teopam y Santa María Camotlán; colinda al sur con Villa de Tamazulápam del Progreso.

Echeveria

Es un género de la familia botánica llamada Crassulaceae. Este género es nativo del Continente Americano y casi el 83% de sus diferentes especies se hallan solamente en México; aproximadamente, 130 especies.

La mayor riqueza y endemismo de especies del genero Echeveria está distribuida en el sur del país, siendo Oaxaca el poseedor de la mayoría de especies con 47; le siguen Puebla e Hidalgo con 19 y 18 especies, respectivamente.

Sin embargo, hacen falta más trabajos de exploración en estados donde han registrado pocas especies; en el caso de Guerrero, hasta antes del 2010 se tenían 5 especies registradas; ahora cuentan con 5 registros más.
Las Echeverias están presentes en una gran variedad de ambientes, tales como en zonas montañosas, bosques de pino, encinares y de bosque pino-encino, en la selva baja caducifolia, matorral xerófito y en algunos bosques mesófilos de montaña.

La mayoría de las especies prefieren vivir sobre suelos delgados, es decir con poco sutrato; en grietas de las rocas, peñas, cañadas, laderas escarpadas y pedrales; de ahí que la especie Echeveria gibbiflora fuera conocida como tememetla, que en náhuatl significa “magueyitos regados sobre las piedras”.

Rescatan8

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat