26 noviembre, 2020

Zayra Leticia; la desaparición de una madre e hija ejemplar

**Sociedad civil se suma a la búsqueda diaria, de día y noche**

**Hasta encontrarte, Zayra; papás claman ayuda de toda la gente para su localización**

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- “Sus hijos preguntan mucho por ella, les hemos dicho que está fuera de Huajuapan, y que va a regresar, yo como madre estoy mal, rota, pero tengo fe en que tengo que volver a verla con vida”.

Así lo expresó Luz María Leticia Loyola López, madre de Zayra Leticia Morales Loyola, desaparecida el pasado 23 de octubre en Santa María Xochixtlapilco, agencia de Huajuapan de León.

Explicó que Zayra, la menor de sus hijas, es madre de dos menores de seis y nueve años de edad, mismos que, con la comprensión de la escuela en la que estudian, por las jornadas de búsqueda y las vueltas que ellos dan a la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, no participan desde hace siete días en sus clases virtuales.

Luz María ha recibido ayuda psicológica por parte de la fiscalía, la orientaron en cómo tratar a los hijos de Zayra, y posiblemente les ayuden con atención para ellos, porque “es una impotencia, un dolor y una incertidumbre tan grande que pase la noche, la mañana, la tarde sin tener noticias de ella”.

En su domicilio, donde la tensión, propia de la situación, se enmarca con los niños jugando en un patio en cuyos tendederos penden cubrebocas y los adultos hablan quedito, el matrimonio, sentado en el cuarto donde Zayra preparaba desayunos, pide el apoyo de la gente, describiéndola un poco más.

HIJA EJEMPLAR

“Siempre ha sido muy aplicada, desde la primaria, nos daban una despensa a manera de beca por su buen promedio, en la secundaria y preparatoria nos felicitaban por sus calificaciones, luego se fue a la Universidad del Valle de Puebla, donde egresó de la Licenciatura en Empresas Turísticas”, detalló su mamá.

“Por ella conocí Puerto Vallarta, Cancún, Huatulco, donde hizo prácticas de hotelería, de parques recreativos y estuvo en una agencia de viajes, respectivamente. Fue en el segundo semestre cuando se embarazó y a pesar de eso, siguió su carrera y la terminó”.

Agrega: “Es una mujer muy sociable, muy amigable, buena gente, muy sonriente, le gusta vestir bien, bonito, corto, y está bien, yo pienso que no porque una mujer vista al tobillo o vista hasta el cuello es una mujer decente”.

Zayra tenía un club de nutrición en la calle Francisco I. Madero, de su comunidad, pero por las clases en línea de sus hijos, de primero y cuarto de primaria, por la contingencia del Covid-19, se trasladó a su casa para estar con ellos.

Les ayudaba en sus clases virtuales de 8:00 a 10:30 horas, descansaban en el recreo y volvían a retomarlas y hasta las 12:00 o 1:00 que terminaban, según las que tuvieran, acompañaba a ambos al mismo tiempo.

“Es una mujer que se ama a sí misma, cuando termina sus obligaciones le gusta irse a arreglar el cabello, ponerse extensiones, sus uñas”, dijo su mamá.

“Yo quiero a todas mis hijas, pero ella es la más chica, y me dio mucho orgullo de que ha sido muy inteligente desde siempre. No tenemos enemistades, ni ella, porque era libre, salía al centro, tranquila, no sabemos qué pudo haber pasado”, agregó.

“Como todo ser humano, tenía defectos y virtudes, pero ella tenía más virtudes que defectos, se llevaba bien con mucha gente y por eso su desaparición conmocionó a nuestra comunidad”, manifestó su padre, Juan Vicente Morales Hernández.

HASTA ENCONTRARTE

La búsqueda de Zayra Leticia, de 29 años de edad, es de día y de noche, empezó con la familia y ahora participan de 200 a 400 personas al día, principalmente de Santa María Xochixtlapilco.

Después de que se reportó a la Vicefiscalía, se sumaron a estas jornadas, la Policía Municipal, Estatal, Ministerial y Guardia Nacional, las cuales son de 10:00 a 2:00, aproximadamente, y en las tardes, y por las noches.

Se ha caminado en comunidades aledañas como el fraccionamiento Los Naranjos, las agencias, San Pedro Yodoyuxi, La Estancia, Santa Teresa, Vista Hermosa, El Molino.

Han recorrido lugares más lejanos, desde Tamazulápam del Progreso, Chila de las Flores, de San Marcos Arteaga hasta su comunidad, que está a cinco minutos de Huajuapan de León.

Los habitantes de Xochixtlapilco se han solidarizado con la familia y aportan arroz, frijoles, aguas, refrescos, lo que les sea posible, para que les compartan a los que han dedicado su tiempo y cansancio para tratar de encontrar a Zayra en las búsquedas.

Su padre dijo que saben que las autoridades están trabajando, mientras ellos como familia aportan todo lo que les han pedido para dar con su paradero; sus amigos e internautas también han compartido la ficha de su búsqueda.

Él agradeció a ellos y toda su comunidad, porque desde que se reportó la desaparición, los han acompañado.

“No sabemos nada de ella, nos da una impotencia muy grande. Afortunadamente no la hemos encontrado donde la buscamos, en parajes, ríos, barrancas, en el monte, digo afortunadamente, porque eso nos da la esperanza de que esté con vida”, destacó.

Ambos esperan que la Fiscalía realice su trabajo y les ayude a encontrarla; “sabemos que no es sólo este caso, que hay muchos temas pendientes, pero también queremos que la búsqueda se agilice porque el tiempo pasa”.

Dijo que les darán un tiempo razonable, y si no hay un resultado, tomarán otras acciones, ya que no descansarán hasta encontrarla.

Zayra desapareció el 23 de octubre alrededor de las 10:30 de la noche, fue a comprar a un negocio de hamburguesas, a unos 40 metros de su casa y no volvió.

Llevaba un pants color crema, un top fucsia o moradito, una sudadera blanca, tennis blancos, pelo suelto, recuerda su mamá.

Le llamaron por teléfono a las 11:00 de la noche, aproximadamente, pero desde ese momento su celular está fuera del área de servicio.

Print Friendly, PDF & Email