Comida de policías en San Jerónimo Silacayoapilla

Por: Horacio Corro Espinosa

Ahora entiendo las quejas del Regidor de seguridad pública de Huajuapan, Agustín Vargas Ramírez. Siempre decía que no había suficientes elementos policiacos ni patrullas para poder resguardar la ciudad. Su lamento era contra el anterior gobierno municipal, el de Luis Guadalupe Martínez Ramírez, a quien acusaba de haber repartido los vehículos a las agencias municipales.

La respuesta a su inoperatividad es simple: las patrullas no se utilizan para patrullar la ciudad, sino para realizar actividades personales de los mismos elementos. Va un ejemplo: el domingo 15, una patrulla fue utilizada como vehículo particular. La hija de uno de los elementos celebró su graduación escolar, y para no pasar la fecha desapercibida, realizaron una fiesta digna de conmemoración.

Esa patrulla, la 0102, anduvo durante todo el domingo dando vueltas acarreando cosas para la fiesta. La barbacoa fue trasladada en la batea de la misma, así se hizo también con las bebidas refrescantes y las otras que marean.

En el festejo estuvieron algunos de los elementos municipales.

—————–

Si no mal recuerdo, cuando Martín Aguirre Ramírez toma el poder de Huajuapan, a los elementos de seguridad pública les promete que les incrementará el sueldo, cosa que nunca sucede, sino todo lo contrario: les reduce la dieta.

En el mes de mayo del año pasado, los policías reciben en sus sobres mucho menos dinero, por lo que acuden a preguntar por qué tan raquítico sueldo, y les responden que “eso es lo que les toca”.

Ante su enojo, deciden acuartelarse en Santa Rosa, y dejan de laborar en espera de ser atendidos directamente por el presidente municipal, cosa que nunca ocurre.

Como los elementos policiacos tienen más sesos, bueno, más sensatez que el presidente, deciden platicar con el Regidor de seguridad pública y con el entonces director administrativo Tonatiuh Salazar Torres. Éste último les informa que el descuento que se les hizo era porque la partida de Fortaseg, nunca fue entregado en el trienio anterior, cosa que era mentira. Cuando escucharon esto, los elementos policiacos municipales, se enojaron bastante porque bien sabían que en el periodo de gobierno de Luis de Guadalupe, se habían bajado como 11 millones de pesos para el programa Fortalecimiento de seguridad pública (Fortaseg), y el mismo municipio aportó como 2.5 millones de pesos.

El Fortaseg es un subsidio para que a los policías se les cubra aspectos de evaluación de control de confianza, capacitación, equipamiento, y apoyo en su profesionalización y certificación.

Supongo que los policías están cansados de oír tantas mentiras por parte del Regidor de seguridad pública y del Presidente municipal Martín Aguirre Ramírez, por eso ahora ellos toman la decisión sobre los vehículos policiacos.

Desde luego que está mal que los elementos tomen los vehículos que son para servicios de seguridad a la ciudadanía, pero, estoy seguro, que es una forma de desquite contra los engañadores.

Nunca les han aumentado el sueldo que les prometió en un principio el infructífero presidente. Tampoco nunca les han dado uniformes que hayan sido comprados en esta administración, sino son los mismos que dejó en bodega Luis de Guadalupe, y ahora se para el cuello el Presidente y el regidor de seguridad pública, como si hubieran sido adquiridos con recursos de este gobierno.

Todos sabemos que los elementos policiacos son humanos. Tienen derecho a divertirse, a comer, a dormir, a tener un mejor nivel de vida… pero no se vale que la misma autoridad abuse de ellos.

Por todo esto, supongo que en rebeldía, tomaron los vehículos para beneficiarse ellos mismos como lo hicieron el domingo pasado en San Jerónimo Silacayoapilla.

Y a propósito ¿Cómo estaría la barbacoa? Seguramente muy rica, pero lo que sí es cierto, es que con esto, se ve el poco control que el Regidor Agustín Vargas Ramírez, tiene sobre los elementos.

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.