Emiten recomendaciones para disminuir efectos del calor

**La diarrea es la causa principal de muerte a nivel mundial de niños menores de 5 años**

Nathalie GÓMEZ/@Nathalie_fx

HUAJUAPAN de León, Oax.- Carlos David López Mora, médico general de la Policlínica del hombre y de la mujer, hizo un llamado a la ciudadanía a reducir los efectos del calor con una serie de medidas que permitirán proteger la salud de la población.

Explicó que el cuerpo humano es térmicamente regulable; el sistema circulatorio y la piel ayudan con esta tarea tan importante mientras que la respiración y la transpiración ayudan a la termorregulación.

El calor acelera la descomposición de los alimentos aumentando el riesgo de diarreas agudas por alimentos contaminados, siendo la diarrea, la causa principal de muerte a nivel mundial de niños menores de 5 años.

calor

“La primera causa de deshidratación en el mundo es la diarrea aguda con mil millones de episodios anuales y más de 2.5 millones de muertes secundarias a deshidratación;

En México la tasa de mortalidad ha disminuido ya que al final de los años 70’s se introdujeron los electrolitos orales como campaña nacional gratuita (vida suero oral)”, detalló.

Abundó que los estados con la tasa más alta de mortalidad infantil secundaria a deshidratación son Chiapas, Oaxaca y Guerrero mientras que la deshidratación secundaria a diarreas agudas es un problema de salud pública en los países subdesarrollados  o en vías de desarrollo como México, debido a las condiciones insalubres en las que vive la gente.

En este sentido, llamó a aumentar la ingesta de líquidos y electrolitos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada; evitar bebidas alcohólicas, muy azucaradas o que contengan cafeína, ya que causan una mayor pérdida de líquidos corporales.

Evitar comidas muy abundantes; exhortó a comer abundantes frutas y verduras, bien desinfectadas; no exponerse al sol, especialmente en las horas centrales del día, aproximadamente entre 11:00 a 15:00 horas.

Otras medidas son, descansar con frecuencia a la sombra; usar ropa ligera y holgada, preferentemente de fibras naturales y de colores claros, permanecer en espacios ventilados o acondicionados y prestar especial atención a niños, ancianos y enfermos.