Enviada a la fosa común, persona que murió en templo de San José

NATHALIE GÓMEZ/@nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- El señor de alrededor de 40 años de edad, que murió la madrugada del domingo tras caerse al ingresar al templo del barrio de San José por una de las ventanas, fue enviado a la fosa común debido a que no fue identificado.

El vicefiscal regional de justicia en la Mixteca, Claudio Miguel Miguel, informó que después de que se realizaron las diligencias correspondientes en el templo donde falleció, el señor fue trasladado al panteón El Gólgota, en espera de que fuera reconocido pues no llevaba consigo ninguna identificación.

A través de redes sociales y diversos medios de comunicación, la instancia trató de localizar a los familiares del occiso, destacando que portaba una camisa roja, pantalón de mezclilla color gris, zapatos y cinturón negro, una esclava y un reloj dorados en la muñeca izquierda, tenía ligeramente largo el bigote y barba en forma de candado.

Sin embargo, nadie acudió a reclamarlo o identificarlo legalmente, por lo que ayer por la tarde se envió a la fosa común.

Cabe mencionar que el cuerpo del ciudadano fue localizado al interior del templo del barrio de San José, ubicado a unas calles del centro de Huajuapan, alrededor de las 7:00 horas del domingo cuando la encargada de la sacristía, ingresó para preparar todo para la primera misa dominical.

Se encontraba a un costado de las bancas delanteras, tirado en el suelo, boca abajo mientras un charco de sangre emanaba de su cabeza.

En seguida la sacristán realizó una llamada a los números de emergencia, por lo cual acudieron integrantes de Cruz Roja Mexicana, quienes tras valorarlo, determinaron que  estaba muerto.

En seguida los paramédicos reportaron el deceso al personal de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes acudieron y realizaron las primeras indagaciones, recabando los datos de prueba pertinentes.

Tras la necropsia correspondiente, los agentes determinaron que murió durante la madrugada por traumatismo severo en la cabeza, y que éste fue provocado por una caída de al menos seis metros de altura.

De acuerdo al peritaje, esta persona ingresó al templo desde el lado del campanario, retiró con cuidado dos cristales que estaban en las ventanas del lado de la calle Gante, pero se cayó y se golpeó con una de las bancas delanteras.

Los agentes estatales de investigación entrevistaron también a habitantes del barrio de San José, sin embargo, informaron que nadie conocía al ahora occiso y coincidieron que por la hora en la que ocurrió el deceso y la forma de ingresar al templo, su intención era robar.