La DEA difunde un VIDEO inédito de “El Chapo” cuando lo extraditan a EU; sugiere que se fue llorando

Ciudad de México, 13 de febrero, (AP/SinEmbargo).- La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) difundió un video del arribo de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera a Nueva York, Estados Unidos, el pasado 19 de enero de 2017 cuando fue extraditado desde México. En la grabación que no se había mostrado antes, que no tiene audio, se ve a un capo desorientado e incluso en algunos momentos derramar algunas lágrimas.

El video inicia con una vista de “El Chapo” Guzmán desde una de las ventanillas de la aeronave que lo trasladó de México a Estados Unidos. El capo mexicano se asoma por la ventana y observa hacia afuera mientras aún se encuentra en territorio nacional.

En la siguiente toma aparece por la puerta del avión escoltado por dos agentes de la DEA, ya en Nueva York. Los agentes se dirigen al capo que se encuentra esposado de las manos y él comienza a descender. En la siguiente toma entran a lo que parece ser un hangar; en varios momentos “El Chapo” voltea a ver a los agentes que lo escoltan como esperando instrucciones.

Imágenes tomadas de video

 

El capo mexicano es acompañado en todo momento por dos agentes hasta una sala de estar.  En ese momento, los ojos de “El Chapo” se tornan vidriosos y una lágrima resbala por su mejilla.

El video no cuenta con sonido, pero en reiteradas ocasiones el capo responde a los cuestionamientos de los agentes, mientras su mirada se torna perdida.

Tras unos minutos, Guzmán Loera es escoltado al interior de una camioneta.

La difusión del material grabado podría ser interpretado como un intento de las autoridades de Estados Unidos por humillar al capo mexicano, y poner un ejemplo para otros criminales libres. La imagen de un hombre llorando no es la mejor en una cultura, la del narcotráfico, que pondera la “hombría” y la “valentía” por encima de otros valores sociales.

Ver llorar al narcotraficante más encumbrado del mundo manda una señal de “los vencedores” sobre “los vencidos”. Como difundir imágenes de Manuel Noriega con traje de preso y esposas; o como las de Saddam Hussein saliendo de un agujero. La agencia estadounidense, quizás, intenta declarar victoria sobre su adversario público.

LO ENCUENTRAN CULPABLE

“El Chapo” Guzmán, fue declarado culpable el martes de encabezar una red de tráfico de drogas a gran escala después de un juicio de tres meses que incluyó relatos hollywoodescos de asesinatos grotescos, sobornos políticos, cocaína oculta en latas de chiles jalapeños, una pistola incrustada de piedras preciosas y una fuga desnudo con su amante a través de un túnel.

Guzmán, de 61 años, escuchó una serie de veredictos de culpabilidad por cargos relacionados con drogas y asociación delictuosa que podrían sumar décadas de encierro en una prisión de máxima seguridad elegida para frustrar cualquier posibilidad de otro escape, como los que lo convirtieron en un héroe popular en su país natal.

Los jurados, cuyas identidades se mantuvieron en secreto, acordaron el veredicto tras seis días de deliberaciones sobre un “alud” de pruebas, a decir de las autoridades, reunidas desde fines de la década de los 1980 para demostrar que Guzmán y su siniestro cártel de Sinaloa ganaron miles de millones de dólares con el contrabando de toneladas de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a Estados Unidos.

Mientras el juez leía el veredicto, Guzmán miraba a los jurados y su esposa, Emma Coronel Aispuro, veía la escena, ambos con rostro de resignación. Una vez que los jurados abandonaron la sala y Guzmán se levantó para salir del tribunal, intercambiaron la señal del pulgar alzado.

El fiscal federal Richard Donoghue calificó el veredicto de “victoria para el pueblo estadounidense que sufrió tanto” con el veneno que el acusado enviaba a través de la frontera. Prevé que Guzmán será condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

“Es una sentencia de la que no haya escapatoria ni regreso”, dijo Donoghue en conferencia de prensa frente al tribunal. “Hay quienes dicen que no vale la pena la guerra contra las drogas. Esas personas están mal”, agregó.

Ray Donovan, director de la oficina de la DEA en Nueva York, dijo que el caso deja de manifiesto al Guzmán verdadero y evidencia que “el Chapo real es un manipulador y asesino despiadado”.

Lichtman dijo que la defensa y apelará la condena. “Quienquiera que sea el acusado, hay que pelear a muerte”.

Agregó que su cliente era un optimista que “no se da por vencido”.

Al escuchar el veredicto, Guzmán estaba “fresco como una lechuga”, agregó Lichtman. “La verdad es que nosotros estábamos más alterados que él”.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.