4 marzo, 2021

#OPINIÓN de @horaciocorro || No me quiero sentir responsable de más muertes

Por: Horacio Corro Espinosa

En la entrega anterior les decía que el dióxido de cloro no sólo aporta oxígeno, también el ion, (la carga positiva) que hace del oxidante, eficaz en la lucha contra las bacterias, virus, hongos y parásitos.

Esta combinación es extremadamente soluble al agua, ya que se disuelve mucho más que la propia sangre, que es más espesa. Esta solubilidad hace que pueda aportar oxígeno a lugares del cuerpo donde normalmente no llega, como por ejemplo a los cartílagos, los líquidos amnióticos, o las mucosas.

Entre más gente consuma esta sustancia, dejará de comprar medicamentos, que muchos de estos, en vez de curar, sólo tapan los síntomas, y  mantienen al paciente enfermo durante más tiempo.

Todos sabemos que los glóbulos rojos son los encargados de transportar oxígeno a todo el cuerpo. Pero existe una sustancia capaz de hacer lo mismo: el dióxido de cloro, que no es otra cosa que sal y oxígeno, explicado de una manera simple. Esta sustancia, el dióxido de cloro, al igual que los glóbulos rojos, es capaz de almacenar el oxígeno al igual que la sangre.

La medicina convencional, utiliza mayoritariamente tóxicos para curar. Esta medicina, nadie lo duda, ha salvado a millones de vidas gracias a sus descubrimientos y al empleo de sustancias normalmente venenosas en cantidades mínimas y adecuadas, para curar a muchísima gente.

La medicina usa el mercurio, la morfina, prima hermana de la droga ilegal, la heroína, y mucha gente no sabe que lleva tratamientos con dinamita. Las personas con problemas de corazón utilizan la nitroglicerina como spray sublingual.

Así pues, la enfermedad en realidad, es falta de energía, y para incrementarla se tiene que ensanchar la eficacia de la combustión. Y la combustión depende del suficiente oxígeno disponible.

Esto funciona igual que los vehículos de motor. Para incrementar la potencia de un motor se le monta un ventilador potente que empuja más aire, así se duplica la potencia. Es lo que pasa con el dióxido de cloro. Este incrementa la cantidad de oxígeno disponible en la sangre. El incremento de oxígeno es uno de los responsables para la rápida recuperación de las personas con coronavirus.

Así, aunque no lo crean, el incremento de oxígeno por el dióxido de cloro, muchas personas se han recuperado rápidamente, no solo del COVID-19, sino de diferentes enfermedades, y de esto, hay miles de testimonios.

El dióxido de cloro es para aquellas personas que decidan utilizarlo. La salud es un derecho fundamental, y cada uno debe elegir entre tomarlo o despreciarlo.

Yo aquí se los expongo porque él me sacó de la crisis, lo mismo que a mi esposa. Creo que es un deber ponerlo sobre la mesa para que el enfermo sea el que decida. Desde que sé de la existencia del MMS, la solución mineral milagrosa, no me quiero sentir responsable de más muertes. Pero ¿qué pierde el enfermo con este remedio cuando ya lo ha dado todo por perdido?

Yo ya perdí a familiares y a muchos amigos por la misma causa. Creo que no tiene derecho ningún médico a oponerse a esta solución por encima de la preservación de la vida de manera digna.

El dióxido de cloro está al alcance de cualquier persona, de cualquier persona, lo repito.

Aquí quería terminar este tema, pero me sobra material. En la próxima entrega les hablaré de la hipocresía de la gente, quien ha consumido y ha tomado este mineral, y hoy se opone al mismo.

 

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Abrir chat