Taxista encamado exige investigación e indemnización por choque

Saúl Salazar/@SalazarBalbuena

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.- El ruletero Manuel Isai, exige a las autoridades competentes investigar lo ocurrido el pasado 18 de enero, cuando una camioneta se impactó contra el taxi que conducía, lo que provocó que resultará con una lesión de gravedad en una de sus piernas, misma que lo tiene postrado en una cama, sin poder caminar; además de que pide una indemnización por parte del propietario de la unidad de alquiler.

De acuerdo al reporte policial, el accidente ocurrió, el 18 de enero, después de las 20:30 horas, en la carretera federal 190 Huajuapan-México, a la altura del paraje conocido como Tabernillas.

Pide apoyo económico e investigación de lo ocurrido

Acostado y cubriéndose las heridas que sufrió en ambas piernas, Manuel Isaí, pide que al propietario del taxi en donde sufrió el presunto accidente, le brinde un apoyo económico, lo justo, asegura; ya que su familia se verá afectada, pues ya no habrá dinero para  solventar los gastos de la casa y escuela de sus hijas, pues era la única persona que aportaba dinero.

Así también, que el personal de la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, investigue quien conducía  o quiénes son los propietarios de la camioneta, que impactó el taxi que tripulaba, ya supuestamente dicha unidad de motor, pertenece a una constructora, además de que  la vieron en una obra por el municipio de San Jerónimo Silacayopilla, y que los tripulantes se encontraban en estado de ebriedad.

“Que se investigue si realmente la camioneta fue robada, como se dio a conocer, además de que se indague, ya que el accidente pudó ser ocasionado por conducir en estado ebriedad, y esas personas hicieron el tramite con el Ministerio Público para que dijeran que fue hurtada, para tratar de deslindarse”, exigió.

Aseguró que ha tratado de comunicarse con el presunto dueño de la camioneta, sin embargo, no le contesta sus llamadas, con la intención de pedir apoyo y que ayude a que se haga una investigación.

Recalcó que para abandonar el hospital particular al que acudió a recibir atención médica, tuvo que pedir dinero prestado, recibir donaciones de sus amigos, familiares y conocidos, pues el Hospital General “Pilar Sánchez Villavicencio”, de los Servicios de la Salud de Oaxaca (SSO), no le quisó brindar la atención.

El día de la tragedia

El ruletero recuerda que ese día venia de la población de Zapotitlán Palmas, donde había acudió a dejar unas personas, sin embargo, al llegar a la curva que se ubica a la altura de un deshuesadero se le vieron encima unas luces, por lo que trató de esquivarlas, pero le fue imposible.

Acto seguido, observó que era una camioneta de color rojo con negro, con placas del estado de Oaxaca, que traía al perecer unos tubos de fierro en la batea, la que se había impactado con el taxi que conducía del sitio Batallón Patrio, adherido a la organización GBC, además de que fue abandonada por sus tripulantes, “no vi cuando gente bajo de la camioneta”.

Agregó que en seguida llegó la policía, y les pidió que lo ayudaran a salir, “realmente al principio no sentí el dolor, al revisarme por sí mismo aprecié que mi pierna izquierda estaba totalmente quebrada, cortada”, recuerda.

En seguida, llegaron los socorristas y por la puerta trasera del taxi lo sacaron, según él, escuchó que habían detenido a una persona, pero después le dieron que no era cierto.

Personal de Cruz Roja Mexicana, lo llevó al hospital de los SSO, pero no lo quisieron recibir, después fue trasladado a un particular, ubicado en el fraccionamiento Jardines del Sur, donde solo estuvo alrededor de 20 minutos, y nunca recibió atención medica.

“De todos modos me cobraron el piso, más de 4 mil pesos, mi esposa solo dejó 2 mil, le hicieron firmar un pagare, y le quitaron su credencial de elector, para obligarla a que después fuera a pagar el resto, sino me imagino que iba a demandarla o algo así”, agregó.

Reconstrucción de su rodilla

Por lo anterior,  fue canalizado a una clínica particular, donde tuvo una intervención quirúrgica que duró más de cuatro horas, con la cual le lograron salvar su pierna, “me pusieron parece que de ocho o nueve tornillos, con una placa, e hicieron la  reconstrucción total de mi rodilla izquierda, en la derecha solo realizaron una sutura”.

Y finalmente el día domingo –22 de enero–, después de las 11 de la noche, lo dieron de alta, pero abandonó la clínica luego de que pago la cantidad de 67 mil pesos, “el seguro del vehículo solo cubrió  30 mil pesos, dinero que dio el dueño del taxi, el resto se logró juntar por donaciones de amigos, conocidos y familiares, además de un préstamo que pedí”.

“Ese día asegura que volvió a nacer, pues cumplía años al día siguiente –19 de enero–, estaré entre 7 y 12 meses sin poder trabajar, y quizás atado a esta cama; ya que por la factura que tuve, no puedo caminar, porque si lo hago vendrán otras complicaciones”, finalizó.