Trascienden las correspondencias comunitarias; van por el cuidado del medio ambiente con la cucharilla

NATHALIE GÓMEZ/@Nathalie_fx

Huajuapan de León, Oax.- El sustituir los envases desechables no es una moda o una tendencia, es una urgencia para el cuidado del medio ambiente y en este sentido, se unen a través de las correspondencias, las comunidades de San Francisco Yosocuta, agencia perteneciente a Huajuapan, y Santiago Cacaloxtepec, municipio de la región Mixteca.

Se le denomina correspondencia a un apoyo mutuo que se da en las comunidades mixtecas, por ejemplo, cuando es la festividad de una población, es apoyada con la banda de viento de otra, y cuando llega la fiesta de la segunda, la primera la apoya de igual forma.

Así se ha hecho no sólo con las bandas en las festividades, también con la aportación de flores, de cohetes, de refrescos, del ganado en sus jaripeos, dependiendo de los acuerdos entre las comunidades.

Esta correspondencia, pero por primera vez en pro del medio ambiente, se formalizó este año entre la autoridad municipal de Santiago Cacaloxtepec y la Mayordomía de Nuestra señora de Lourdes en San Francisco Yosocuta (cuya fiesta es el 11 de febrero), con la coordinación de la Unidad Regional Huajuapan de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, a cargo de Guillermo Círigo Villagómez.

Con la nueva correspondencia, “la comunidad de Cacaloxtepec hizo  entrega de cabezas de cucharilla que se utilizaron para la fabricación de cucharas de este material, como una alternativa al uso de plásticos y desechables que actualmente se utilizan en nuestras festividades”.

“Por su parte, la hermandad entregó materiales para el sostenimiento del vivero comunitario de cucharilla en Santiago Cacaloxtepec, pues la correspondencia o intercambio, es uno de los mecanismos instituidos por nuestros pueblos alrededor de la fiesta y que favorecen la convivencia, el respeto, la cooperación y la armonía”, explicó Círigo Villagómez.

Aunque en Huajuapan ya se está promoviendo el uso de envases que son de caña de azúcar, de trigo, plantas y de hueso de aguacate, con los que hacen almejas, platos, cucharas, cuchillos y tenedores, vasos para bebidas calientes y para frías que son biodegradables, esta es la primera vez que incursiona la cucharilla en este sentido formal de dejar de lado el desechable y volverá a ser utilizada como cuchara, como se hacía hace varios años.

“Con esto a actividad, que quedará no sólo esta vez sino que se continuará haciendo, estamos recuperando la memoria de lo que hacíamos, la esencia de nuestras comunidades, al juntarnos a darle forma de cuchara a la planta, estamos recuperando formas de convivencia, de organización, a través de la cultura se busca reconstituir esos lazos”, apuntó.

¿QUÉ ES LA CUCHARILLA?

Se trata de una planta de la familia de las cactáceas, que había sido utilizada en algunas comunidades como cuchara (pero este uso se redujo por la sobreexplotación que existía), y también con adorno, sobre todo para la elaboración de arcos.

Estos arcos han hecho que la comunidad en el miércoles de la Semana Mayor de la Semana Santa, cuando se reúnen todos los mayordomos y diputados y presentan arriba de 15 arcos hechos con cucharilla que forman figuras de santos, de la Virgen de Guadalupe, cruces, etcétera.

Un arco requiere del trabajo de cerca de 25 personas, dependiendo del tamaño del mismo, anteriormente, era una actividad en la que sólo trabajaban los hombres pero en años recientes, ya se ha incluido más a las mujeres que deseen hacerlo.

Cada arco ocupa de 25 a 30 cabezas de cucharilla blanca, aunque también existe la amarilla pero se ocupa menos aunque se continúa promoviendo el uso de ésta, también llamada roja o enmolada.

En muchas comunidades de la Mixteca, la cucharilla estuvo en riesgo porque se ha sobre explotado y no se había tenido el cuidado para reforestar, informó Guillermo Círigo.

Dijo que por eso es que, en el caso de Santiago Cacaloxtepec, desde hace seis años están trabajando en la revaloración, la racionalización del corte y la concientización en las nuevas generaciones sobre la importancia de esta flor y su conservación.

También trabajaron con el jardín botánico El Charco del Ingenio, de San Miguel de Allende, que a nivel nacional tiene el mayor número de especies de cucharilla.

Con personal del mismo, se hicieron talleres y como resultado, se tiene en Cacaloxtepec un vivero de cucharilla con alrededor de 10 mil plantas, que es al que apoyarán habitantes de Yosocuta en esta nueva correspondencia.

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual.