Enaltecen los centuriones la Semana Santa en Nochixtlán

Nathalie GÓMEZ/@Nathalie_fx

HUAJUAPAN de León, Oax.- Cada celebración de la Semana Santa en esta región Mixteca tiene aspectos muy importantes y en el caso de Asunción Nochixtlán, son los centuriones quienes con su labor, hacen de la Pasión de Cristo un acto sin igual.

Jair de Jesús Silva Guzmán tiene 17 años de edad y este 2016 cumplió un deseo que tenía desde que tiene uso de memoria, ser un centurión.

Aunque serlo era un sueño que tuvo desde muy pequeño, luego de tres meses de encontrarse grave de salud, pudo salir avante y en agradecimiento, adquirió el fuerte compromiso de ser centurión.

Toda su familia participa activamente para que se cumpla con esta responsabilidad, ya que el papel de los centuriones en la comunidad es elemental.

Una persona que decide ser un centurión, lo expone en la Semana Santa a la Comisión de festejos y tiene un año para prepararse en todos los sentidos, desde la fe, fortaleza y paz interior para hacer lo que personalmente le corresponde, como la parte económica pues es una inversión fuerte la que hacen los centuriones y sus familiares, de al menos 100 mil pesos.

Centurión, guardián de Jesús

De acuerdo a la Biblia, como no pudo llegar a defender a Jesús antes de que lo mataran, el centurión queda mudo al enterarse de la noticia de que Jesús murió y se ofrece a velarlo.

Entonces agita su espada y su lanza contra los que mataron a Jesús en señal de enojo, y también lo hace cuando resucitó, en señal de alegría, abriéndose la Gloria.

Para representar esta situación, desde el Quinto viernes empiezan los ensayos de los centuriones y desde ese momento salen a la calle con su caballo, para que el animal reconozca el camino, se acople al ruido del tambor (característico de ellos) y el jinete también se familiarice con él.

Durante 12 días, hacen el recorrido que harán en la Semana Santa; toda la gente a la que le gusta el centurión, lo sigue en su camino y cuando el centurión vuelve a su casa, en agradecimiento a su compañía, les obsequia algún refrigerio, agua, nieve, fruta, aguinaldos, juguetes o lo que prefiera, a esta actividad se unen desde 100 a 500 personas o más.

El miércoles santo no se sale a la calle porque se hacen todos los preparativos, el caballo se arregla, también se alista el vestuario y ese día concluyen las confesiones que iniciaron desde el lunes.

centuriones

Las actividades

El jueves santo, los centuriones salen de sus casas, acompañados de sus familiares y amigos, y en todo momento, con una persona que toca el tambor de una forma en particular,  llegan a uno de los accesos de la iglesia y se concentran en el interior de la misma, al frente, resguardando a Cristo, donde también se ubica el mayordomo y los actores que participarán en la representación en vivo del Viacrucis.

A las 12:00 horas se hace la celebración eucarística en el atrio de la iglesia, junto a la Capilla Abierta, donde se bendicen alrededor de 5 mil panes de las 24 capillas que hay en Nochixtlán.

El párroco también bendice el vestuario y accesorios que utilizarán los actores, esto sucede mientras los centuriones cargan la imagen de Cristo, que pesa cerca de 100 kilogramos.

Al término, regresan la imagen a la iglesia, los católicos pasan a besar la imagen y después se guarda, en ese momento los centuriones se van a sus hogares, en donde comparten los alimentos con todos los pobladores que lleguen, y a quienes previamente se les invitó a acompañarlos.

A las 17:00 horas regresan los centuriones a la iglesia, resguardan a Cristo durante el lavatorio de pies, al terminar ese acto, su tarea se intensifica pues hacen un recorrido por las capillas para velar prácticamente toda la noche y después se trasladan a la casa de los mayordomos a velar la imagen que ellos tienen.

La vela termina a las 6:00 horas del viernes, los centuriones van a sus hogares a bañarse, desayunar y se visten de negro porque a esa hora ya apresaron a Jesús y se encuentran de luto.

Salen de su casa a las 8:30, a las 9:00 inicia el Viacrucis por las calles que elige la Comisión de Festejos, que son los encargados de la organización; cargan la imagen de Cristo Aprehendido al tiempo que se hace la representación del Viacrucis en vivo.

Cuando termina, cerca de las 15:00 horas, los centuriones ingresan la imagen y la familia de ellos reparte agua, nieve o lo que guste ofrecer a la gente que llegó, en seguida se trasladan a sus hogares con la gente que los guste acompañar y de les da de comer.

Nuevamente se dirigen a la iglesia a las 17:00 horas para la misa de las Siete Palabras y los centuriones llevan sus cirios para ofrecerlos a Dios.

Se hace la representación de la crucifixión, luego se coloca la imagen en su ataúd, lo trasladan de la iglesia catedral a la capilla del Calvario con Santo Entierro en su ataúd y lo velan toda la noche del viernes.

Amaneciendo el sábado, lo trasladan al panteón para una misa, luego se trasladan a la iglesia para darle el pésame a la Virgen María y entonces vuelven los centuriones a su hogar donde le dan de almorzar a quienes los siguen.

A las 5:00 de la tarde acompañan al mayordomo para ir a dejar un presente y a las 9:00 se hace la misa de Gloria y por la resurrección de Jesús, se quitan la ropa negra y vuelven a vestir de rojo, se quitan el morrión y se ponen un sombrero en señal de que están alegres, se agitan las lanzas y espadas que llevan consigo.

El domingo continúan las tareas del centurión, se bendice la imagen con la lanza y la espada por la mañana y se hacen unas carreras, al terminar la imagen es devuelta a la iglesia y a las 12:00 se lleva la imagen a misa, luego a las carreras nuevamente y se hace un recorrido por las casas de los centuriones que participarán el próximo año.

Para ello, la persona que tiene la intención de serlo, le pide una prenda prestada a un centurión actual, nuevamente comen en la casa del centurión y ahí termina el compromiso.

centuriones3

Un acto de fe

“Desde pequeño mis papás me llevaban a ver los centuriones por eso siempre he querido serlo, pero ahora tuve un motivo más fuerte para cumplirlo porque estuve enfermo unos meses y reafirmé mi fe”, dijo.

Para eso, Jair de Jesús investigó en la Biblia y con adultos mayores de la población ya que no hay registro desde cuándo inició esta tradición en Nochixtlán.

“Estoy muy emocionado no me la creo todavía porque lo he esperado desde chiquito y no esperé que fuera este año, pero gracias a Dios le estamos sirviendo este 2016; las actividades no las veo como sacrificio, sino una forma de agradecimiento, como dijo el sacerdote, con ello yo le entrego mi vida”, explicó.

Consideró que la tradición de los centuriones es tan grande en Asunción Nochixtlán, que no cree que se pierda; la situación económica podría hacer que se modifiquen algunas cuestiones pero confió en que no se dejará de hacer.

Tradición característica

Adolfo Vicente Silva Rodríguez, padre de Jair de Jesús y ex integrante de la Comisión de festejos, mencionó que desde que tiene uso de memoria se hace esta tradición que caracteriza a Nochixtlán de todas las de la Mixteca e incluso de otras regiones de Oaxaca.

Por una manda, agradecimiento o promesa que se hace, se adquiere este compromiso en el que se suman los familiares y conocidos de los centuriones con trabajos realizados desde un año antes.

Desde conseguir el caballo, buscar quién hará de comer para la cantidad de gente que acude en esos días, si no se sabe montar debe empezar a aprender, conseguir el vestuario, entre otros aspectos.

La comida tradicional en estas fechas es el arroz blanco y frijoles blancos en amarillista, acompañados con nopales, otro día la familia del centurión ofrece sopa y bacalao, chiles rellenos o tortitas de camarón en mole, el domingo la costumbre es dar mole de fiesta porque deben respetar que no se come carne en los días de vigilia.

En los centuriones han participado hasta niños de alrededor de un año de edad, adolescentes, jóvenes y en años recientes, también algunas mujeres, han sido desde cuatro hasta 16 centuriones.

Algunos de los aspectos de estas costumbres ya se han perdido, asumió Silva Rodríguez, porque anteriormente en los días santos no se escuchaba música, no se bañaban, no se decían groserías y acudían a misa y ahora eso se ha modificado.

El vestuario

Los centuriones romanos portan botas o botines, llevar espuelas es opcional, medias o mallas, un calzón y blusa de terciopelo rojo y negro, lleva fleco, lentejuelas y chaquira, una capa con la imagen de Cristo o algún santo, ya sea bordada, pintada, o estampada de lentejuelas.

centuriones13

También llevan un morrión con plumas de avestruz, además de una tejana café con dichas plumas. Una lanza de madera o fierro y una bandera también de terciopelo, espada, espejos en la bandera y el sombrero, es opcional llevar escudo.

En cuanto al caballo, va adornado con pecheras de corazón, regularmente de tela, con flores papel crepé blancas, rojas y negras, este año se adornó con hojas de totomoxtle, se le ponen cascabeles en las patas, su pelo se trenza para que se puedan enganchar las flores.

Algunos optan por llevar en la blusa (así se le denomina tanto a las de hombres como las de mujeres), una pechera en la que llevan su imagen, el jueves, sábado y domingo se usa el traje rojo y el viernes y sábado se usa el vestuario negro en señal de tristeza y luto porque apresan, matan y sepultan a Jesús.

El domingo que terminan las responsabilidades de los centuriones, las personas que quieren serlo el próximo año, acuden con la Comisión de festejos para que los contemplen en el libro de registros que tienen y participen el próximo año como agradecimiento, manda, promesa, movidos por la fe.